SUTEP:

La icónica fotografía que refleja las carencias que han enfrentado miles de estudiantes para educarse durante la pandemia. El 15 de marzo del 2020 se emitió el Decreto Supremo Nº 044-2020-PCM, que declaró el estado de emergencia y dispuso el aislamiento social. Además, establecía la suspensión del servicio de las clases presenciales. Ello generó que el servicio de educación sufriera un cambio trascendente, pues su prestación se dio de manera remota. A la fecha, han transcurrido cerca de 2 años desde la suspensión de la presencialidad con las innegables afectaciones en aprendizaje, emocionalidad y relaciones sociales. Hoy existe ya una decisión gubernamental de retorno a las aulas. Siendo así, resulta necesario realizar algunas reflexiones sobre el rol importante, sacrificado y profesional asumido por los maestros, maestras y auxiliares de educación en estos 2 años de educación, mayormente remota, que interesadamente algunos medios de comunicación y periodistas niegan o minimizan. La edad de maestras y maestros La edad promedio de los maestros y maestras en el Perú es de 46 años. Teniendo en cuenta que la edad promedio de los maestros, maestras y auxiliares es de 46 años y la mayor cantidad está en el intervalo de 45 a 64 años, resulta prudente y objetivo afirmar que la mayoría de los maestros no pertenecemos a la generación digital. A pesar de ello, y tomando con mucha responsabilidad la nueva forma de relación con nuestros alumnos, los maestros el 2020 – que se implementó la estrategia “Aprendo en casa” – nos internamos por obligación, luego con intensidad y responsabilidad, en el manejo de herramientas digitales necesarias, pues la idea era utilizar los medios digitales de la mejor forma posible. Es así que todo curso de actualización y capacitación organizado por diferentes entidades (el Ministerio de Educación, por el SUTEP y por la Derrama Magisterial), generó participación masiva del magisterio. En el SUTEP capacitamos en TIC a más de 30 mil docentes de manera gratuita, con certificación por 200 horas. Sin perjuicio de ello, hubo dos formas también utilizadas: la primera, donde nuestros hijos, sobrinos, hermanos menores, amigos (incluso y a veces a regañadientes) nos enseñaron; y, la segunda, donde aprendimos autodidácticamente; es decir, el maestro investigó y usó de forma intensa Internet a efectos de lograr sus objetivos de aprendizaje. Para ello utilizaba mayormente las noches o madrugadas, dado que a esas horas la máquina del hogar estaba libre. Dispositivos electrónicos Los…

Para leer el artículo completo, haga click aquí: – El papel y responsabilidad de los maestros en tiempos de COVID (SUTEP)