Perú Libre:

LA LARGA MARCHA DEL PARTIDO Vladimir Cerrón El día de ayer el Partido Perú Libre marchó nuevamente por la capital de la República reclamando el cumplimiento del programa de gobierno ofrecido al pueblo durante la campaña electoral y el cese a la persecución político judicial del que es víctima. La marcha fue contundente, pese a no contar con la presencia de los principales líderes hoy perseguidos, la militancia de los lugares más lejanos del país arribó con los esfuerzos que esto implica, confraternizaron, incluso horas antes del desplazamiento los camaradas de Arequipa hicieron una escuela política. Haberse convocado y llevado con éxito esta marcha tiene un significado cualitativo y a la vez paradójico, que, a pesar de las deslealtades del gobierno, el Partido se sigue fortaleciendo en las bases populares, sobre todo al interior del país. Estas deslealtades son ampliamente conocidas por nuestras bases, no solo por las designaciones chotanas, por las alianzas caviares o el cogobierno con Acción Popular y Alianza Para el Progreso, sino por no aplicar con firmeza el programa prometido al pueblo, desde rebajarse el sueldo hasta nacionalizar nuestros recursos naturales. Este fenómeno significa que el pueblo va tomando cada vez más una conciencia política con claridad crítica, que concluye con la necesidad de contar y fortalecer una de las herramientas políticas más importantes en estas contiendas que es el Partido, pese a que en el primer tramo pudo cometer errores en la selección de sus representantes, pero que para un segundo tramo son subsanables con creces. A todas luces, aunque lo nieguen, la persecución político judicial es un hecho permanente contra Perú Libre, han intentado descabezarlo desde que se dieron cuenta que los subestimados habían crecido demasiado. Una campaña feroz para apartar al Presidente del Secretario General del Partido, órdenes de encarcelamiento a los dirigentes más visibles, enlodarlos con procesos judiciales de corrupción, crimen organizado y terrorismo, utilizando la guerra psicológica y finalmente, intentando proscribir al Partido, en una muy bien coordinada acción entre los órganos de Justicia y los monopolios de los medios de comunicación. Estas son las principales razones del por qué el pueblo fue convocado por el CEN del Partido, no fue por defender a un apóstata, solicitar anárquicamente el cierre congresal o manifestarnos acerca de la vacancia, respecto del cual el Partido someterá al debate y dará su posición responsable como lo mencionó el portavoz de la bancada. La convocatoria es…

Para leer el artículo completo, haga click aquí: – LA LARGA MARCHA DEL PARTIDO (Perú Libre)