Partido Comunista del Perú – Patria Roja:

Con la renuncia de Guido Bellido a la presidencia del Consejo de ministros, el gabinete ha sido recompuesto, sorteando temporalmente la inestabilidad política que se instalara desde el inicio de gobierno, provocando la caída del ex canciller Héctor Béjar, la interpelación y amenaza de censura al ministro de Trabajo, Iber Maraví, el amago de la cuestión de confianza por parte del Ejecutivo, la posibilidad de vacar al presidente, por parte del Parlamento. Es positivo que se haya dejado de lado a personajes que abusando de sus posiciones de gobierno promovieran el divisionismo en las organizaciones populares, situación que no debe repetirse, por lo que es preciso mantener la vigilancia. En los 69 días que ha durado el gabinete Bellido, el gobierno de Pedro Castillo ha soportado una feroz ofensiva de la derecha capitaneada por sus sectores más retrógrados que en el fondo nunca han aceptado los resultados electorales, han llevado a cabo una permanente labor obstruccionista desde el Parlamento en sintonía con la campaña perversa llevada a cabo por los poderes fácticos, en especial por los medios de comunicación, la presión empresarial y de un sector ultramontano y corrupto de las fuerzas armadas. Esta campaña, que apelaba al terruqueo, al anticomunismo, y llamaba abiertamente al golpe y la conspiración, ha sacado provecho de los flancos débiles y errores del gobierno que improvisó ministros, se enfrascó en disputas intestinas, perdió iniciativa y se colocó a la defensiva. El sector dirigente de Perú Libre, sobrevalorando sus posibilidades asumió una línea de confrontación con propios y extraños, lo que ha conducido a su aislamiento del gobierno y una virtual ruptura con el presidente Castillo, además de ser víctima de una intensa ofensiva judicial. Existe la expectativa que, con la nueva composición del gabinete, el gobierno retome iniciativa, se concentre en plasmar sus ofertas electorales en beneficio del pueblo, lleve a cabo, con firmeza, los cambios que el país requiere y atienda las exigencias de las grandes mayorías: Pan, trabajo, salud, educación, seguridad y regeneración moral. La derecha no cejará en su propósito de impedir que esto se cristalice; no perder de vista que continuará su ofensiva, con independencia de los métodos que use, por lo que es preciso construir la correlación política, social y de ideas favorable al cambio, forjando la más amplia unidad de fuerzas, única garantía para abrir un nuevo rumbo a nuestra patria. Saludamos el conjunto de medidas contenidas en…

Para leer el artículo completo, haga click aquí: – Cambio o continuismo sigue siendo el problema a resolver. (Partido Comunista del Perú – Patria Roja)