Partido Comunista Ecuatoriano:

Se han cumplido los 100 días del gobierno y se ha reafirmado, sin duda, que es un gobierno de clase, de esa clase privilegiada que defiende su propuesta ideológica, claramente representada en cada una de las acciones, normas y políticas que quiere desarrollar e implementar: política agraria neoliberal; explotación de recursos naturales sin mínimo respeto por la autodeterminación de los pueblos; continuidad en el aumento progresivo e imparable de los precios de los combustibles, con deterioro de la capacidad de consumo de la mayoría de la población; el acuerdo con el FMI; etc.  Todos aquellos son solo algunos de los elementos que definen a un gobierno de derecha, procapitalista; que quizás entiende, pero que no le importa el sufrimiento de la gente, pues su objetivo es la consolidación del sistema y el fortalecimiento de su clase, en detrimento de los más desprotegidos y desposeídos, los obreros, campesinos, indígenas, mujeres y hombres que a diario sobrevivimos. Sin asombro, pero con profunda indignación vemos como las respuestas a las exigencias y necesidades fundamentales de los sectores populares y de los verdaderos sectores productivos, son la acusación, la represión, la profundización de las injusticias sociales, la criminalización de la pobreza y por tanto el aumento de la brecha de desigualdad. Mas pobreza y desempleo, ya nos van dando sus frutos amargos en la migración, al ser más de 50 mil compatriotas los que ya han salido del país.  Para esto el gobierno propone flexibilizar las condiciones laborales en beneficio de los grupos de poder, lo que hará más fácil contratar (en las condiciones y con el salario que sea), pero lo que no se dice es que también será más fácil despedir, sembrando inestabilidad y creando un futuro de incertidumbre para las masas de trabajadores y desempleados.  Es decir, se busca normar y legislar en beneficio quien explota el trabajo; en función de profundizar el extractivismo sin límite y no de desarrollar procesos alternativos para la producción y la economía.  Volverán entonces a hacer de la consulta popular una herramienta de engaño para la mayoría, pero de fortalecimiento de la clase a la que el gobierno representa. La organización y la unidad siguen siendo las deudas en el campo popular, pues aún debemos trascender las discusiones banales, cortoplacistas e particularistas, para avanzar y consolidar un bloque popular, con un programa mínimo que nos junte en un solo puño.  Lo contrario mantendrá el resultado…

Para leer el artículo completo, haga click aquí: – REPRESIÓN, INJUSTICIA Y NEOLIBERALISMO; DICHO EN RESUMEN: “EL GOBIERNO DEL ENCUENTRO”, LA ALTERNATIVA ES LA UNIDAD Y LA MOVILIZACIÓN POPULAR. (Partido Comunista Ecuatoriano)