PCPE:

Una nueva comedia con guion repetido, actores principales desprestigiados y algún que otro figurante que adopta un falso rol protagónico, trata de obtener el premio hollywoodiense a través de una machacona inserción en las cadenas televisivas y radiofónicas ebrias de anticomunismo. La reiteración en las mentiras, la visibilidad de sus desnudas vergüenzas, la infame manipulación de imágenes y declaraciones, persigue que la risa se convierta en drama, y el drama en tragedia; ¿importan los muertos? Estamos asistiendo a un nuevo episodio de lo que el canciller Bruno Rodríguez ha calificado de “guerra no convencional”, declarada por el imperialismo norteamericano contra el pueblo cubano, auténtica víctima de la criminal política que, utilizando el bloqueo comercial, económico y financiero contra Cuba, pretende convertir a la isla mayor de las Antillas, en un territorio asociado y ocupado por la primera potencia económica mundial. Nada nuevo en un objetivo perseguido desde 1898 cuando España perdió este dominio colonial que, traspasado a los EEUU, se consagra en 1901 con la famosa enmienda Platt, que se incorporó jurídicamente a la Constitución cubana, como expresión de dependencia y eliminación de la soberanía de Cuba. Hasta el 1 de enero de 1959, gobiernos títeres del imperialismo norteamericano estuvieron gestionando los espurios intereses de los EEUU, despreciando los que beneficiaban al pueblo cubano, y apropiándose, por tanto, de la riqueza creada por el pueblo trabajador de la ciudad y del campo. Este expolio finaliza el 31 de diciembre de 1958. A partir de entonces, Cuba se convierte en un país libre, independiente y soberano de todo su territorio, salvo el vestigio de los 117 km2 de la base naval yanqui de Guantánamo que continúa ilegalmente ocupada. Incapaces de admitir su derrota histórica, los EEUU emprendieron acciones criminales contra Cuba soportadas con fondos aprobados, incluso, por el Congreso, violando consecuentemente las normas que rigen en el Derecho internacional relativo a las relaciones entre los estados. Violaciones permanentes del espacio aéreo, inundación de plagas y epidemias desterradas del campo de Cuba, innumerables intentos de magnicidio contra sus dirigentes revolucionarios (Fidel), son sólo algunas de las armas de guerra empleadas por el imperialismo. Ante la feroz campaña desatada contra Cuba, las organizaciones y partidos comunistas del estado español abajo firmantes, DENUNCIAMOS la violencia desatada contra Cuba que se apoya en grupos organizados de contrarrevolucionarios y fascistas.  ACUSAMOS a los agresores de perseguir el regreso del modelo de dictadura títere del imperialismo como…

Para leer el artículo completo, haga click aquí: – Comunicado conjunto de solidaridad con la revolución cubana (PCPE)