Nuestra Bandera:

PERU. UN GOBIERNO PLEBEYO Por Gustavo Espinoza M. Bien vale intentar  una interpretación libre de lo que sostiene Steve Levinsky, el académico norteamericano de perspicaz mirada política, quien asegura que el Perú vive un fenómeno extraordinario signado porque una mayoría leve de los sectores más pobres, se impuso a la poderosa élite peruana el 6 de junio. Se trató, por cierto, de un acontecimiento inusual no sólo en la historia del Perú, sino también en el escenario continental, donde lo previsible es que los que tienen en sus manos los resortes del Poder, aseguren su continuidad en los mismos, por lo menos por la vía electoral. Pero eso no ocurrió en nuestra tierra. La clase dominante no fue capaz de controlar el escenario político y éste se le escapó de las manos, dando paso a la instalación de un gobierno sin precedentes en la historia nacional. Quizá más adelante los historiadores y otros especialistas, podrán explicar el fenómeno en términos sociológicos, culturales  y políticos; pero por ahora, los  “peruanos de a pie” –esos que fueron los protagonistas de la historia- saben que ocurrió porque están hartos ya de un “modelo” que privilegia la exclusión, la discriminación, la iniquidad, el racismo y el odio. Gracias a ese “modelo”,  la atención sanitaria y la educación se volvieron un negocio lucrativo y los propietarios de clínicas, colegios y universidades privadas hicieron su agosto en muy poco tiempo y se llenaron de billetes a la costa de “clientes”  incautos, y desesperados por la absoluta incapacidad de un “Estado subsidiario” al que le bajaron la llanta en ambos rubros para confirmar su inopia. Fue en ese marco que aquellos que Franz Fannon llamara “los desheredados de la tierra”  decidieron voltear la tortilla y forjar un milagro, ese que hizo surgir lo que bien podría denominarse  un Gobierno Plebeyo, es decir, de los pobres y para los pobres. Aun faltan elementos para definir el rumbo futuro del gobierno de Pedro Castillo,  pero estos días, serán decisivos:  El Congreso de Perú  Libre, que definirá sus objetivos de clase; la composición del Gabinete, que se conocerá este fin de semana; La elección de la Mesa Directiva del Congreso, que no deberá caer en manos adversarias; y el Mensaje Presidencial del Bicentenario, que habrá de despertar expectativas infinitas. Estos cuatro episodios ayudarán a definir mejor la perspectiva del país, pero no habrán de cambiar el sentido general de la…

Para leer el artículo completo, haga click aquí: – PERÚ. UN GOBIERNO PLEBEYO (Nuestra Bandera)