Periódico Libertad:

Por Martín Rodríguez Espinoza Esa frase solía ser exclamada por nuestros abuelos cuando se referían a esas personas hipócritas, falsas, que juegan de buenas cuando en realidad la maldad habita su interior. Pues esa frase le calza muy bien al gobierno de los Estados Unidos.No se cansan de mentir, de tergiversar la verdad, de crear odio, desestabilización y muerte en todo el planeta tierra. Estados Unidos es el verdadero y más grande estado terrorista del mundo. Ya conocemos la historia de las grandes potencias europeas. España, Inglaterra, Francia, Alemania, entre otras, alcanzaron la plenitud de su desarrollo a base de saquear las riquezas de las naciones africanas y de Nuestra América, América Latina. También a base de asesinar y exterminar pueblos enteros. Hoy la mayor potencia imperialista de occidente es los Estados Unidos y su criminal actitud depredadora capitalista funciona exactamente igual, invadiendo, asesinando, destruyendo y saqueando las riquezas del mundo. Pues bien, el criminal estado norteamericano cambia la historia cuando acusa a otro pueblo de hacer algo que NO hace. Eso sucede contra Cuba. No es la primera, y seguramente no será la última mentira que lance el imperio. El pasado 1º de julio de 2021, el nuevo “mensajero de la muerte”, el nuevo secretario de Estado de los Estados Unidos, Antony Blinken, presentó “su informe” sobre Trata de Personas 2020, y acusa a Cuba de no tener los controles necesarios para evitar la trata de personas, cuando son precisamente los yanquis que con sus maniobras e icumplimiento de los acuerdos migratorios con Cuba que fomenta ese crimen. El mencionado documento carece completamente de autoridad internacional porque es unilateral, propio, adecuado a sus intereses, y que, obviamente, y además carece de autoridad moral al cumplir “con propósitos calumniosos y de chantaje político.”, como bien denuncia la cancillería de la hermana Nación de Cuba internacionalmente. Evidentemente, en el “reino” de la trata de personas, el mayor consumidor de drogas del mundo, el estado de los mayores crímenes de lesa humanidad, cualquiera que considere su enemigo debe ser objeto de las más viles acusaciones.Esta nueva maniobra tiene como objetivo tratar de desacreditar a un pueblo que lo ha derrotado en la batalla de las ideas, en la batalla de la verdad; la más reciente en el Consejo de las Naciones Unidas en la votación contra el criminal bloqueo económico, comercial y financiero de Estados Unidos contra Cuba. También intenta desacreditar a…

Para leer el artículo completo, haga click aquí: – EE.UU. contra Cuba: “El diablo repartiendo escapularios” (Periódico Libertad)