Partido Comunista del Perú – Patria Roja:

Por: Alberto Moreno Rojas A propósito del Centenario del PCCH Hace un siglo -21 de julio de 1921- fue fundado, en la ciudad de Shanghai, el Partido Comunista de China.  Participaron en su primer congreso 12 delegados en representación de 72 afiliados. Entre ellos se encontraba Mao Zedong. Un siglo después, sus militantes superan los 90 millones. Es el mayor partido político del planeta, el mejor estructurado, con raíces hasta en la última aldea del territorio chino, con sólido soporte ideológico marxista ajustado a las condiciones del país. La historia moderna de China data del siglo XIX. Gobernaba la decadente dinastía imperial de los Qing desde hacía 200 años, condenando al pueblo chino a un abismo de sufrimientos y humillaciones, sumisa frente a la agresión extranjera. Como consecuencia, China se encontraba sumergida bajo la opresión de 8 potencias imperialistas: Inglaterra, Estados Unidos, Alemania, Francia, Rusia zarista, Japón, Italia y Austria La otrora poderosa China, la primera potencia del mundo durante siglos, había devenido en la patria humillada, en un cuadro de destrucción y ruina. De continuar esa situación su futuro se presentaba sombrío. Donde hay opresión hay resistencia, es la ley de la historia. Muchos fueron los chinos que se revelaron ante esa situación y levantaron la bandera de la salvación nacional. Sun Yat-sen fue un gran patriótica y demócrata. A principios del siglo XX fundó la Liga Revolucionaria y la dotó de un programa político dirigido a la fundación de una república democrática. Más tarde, influenciado por las ideas socialistas buscó imprimirle a su programa un tono más avanzado. Su muerte dejó un vacío que costó caro al pueblo chino. Dos hechos influyeron poderosamente en la marcha del pueblo chino. La revolución de 2011 dirigida por Sun Yat-sen que, si bien terminó en el fracaso, estimuló al pueblo chino a seguir luchando y abrió los ojos a la vanguardia, convenciéndola de la imposibilidad de una república burguesa, de que había que seguir otro camino para alcanzar la independencia y la prosperidad de la nación. El segundo acontecimiento que marcó profundamente a China fue el Movimiento del 4 de Mayo, de 1919, que tuvo como eje central el movimiento juvenil y universitario en respuesta al fracaso diplomático que sufrió China en la Conferencia de Paz de París. Se puede afirmar con certeza que marcó el comienzo de la revolución de nueva democracia y fue, al mismo tiempo, el escenario que…

Para leer el artículo completo, haga click aquí: – CHINA, ASOMBRO DEL MUNDO (Partido Comunista del Perú – Patria Roja)