Partido Comunista Ecuatoriano:

La historia de la izquierda ha sido, lamentablemente, la historia de la división. El Ecuador ha sufrido de este mal que se ha engendrado desde la misma izquierda por discursos sustentados en radicalismo, purismo o el caudillismo. En las últimas semanas el Partido Comunista Ecuatoriano, ha sido víctima de burdas y falsas acusaciones que reproducen esos discursos. Recientemente una publicación del señor Patricio Mery Bell en sus redes sociales, a pretexto de un análisis de las elecciones, se permitió hacer acusaciones infundadas en contra del PC Ecuatoriano y de compañeros de su misma tienda política a nivel incluso de acusarlos de agentes, vendedores de información y una serie de barbaridades más; entre sus argumentos incluye la participación de Virgilio Hernández en el seminario internacional “Retos de la izquierda y progresismo” donde participaron organizaciones revolucionarias de la región y actores diversos de la izquierda ecuatoriana. Los sectarios rehúyen al debate, argumentan desde el odio y la desinformación, acusan al PC de haberse quedado con Moreno cuando la organización rompió con el gobierno una vez que plantearon medidas económicas neoliberales y de flexibilización laboral. Miente Mery Bell al analizar el rol del Partido y desconoce las acciones políticas y los más de 15 pronunciamientos emitidos entre junio de 2017 y agosto de 2018 en los cuales denunciábamos las pretensiones y estrategias de la derecha del gobierno; oculta por ejemplo la exigencia que realizara el Partido sobre la transparencia del judicial y el respeto al debido proceso en el caso Jorge Glas. Se olvida Mery Bell de la denuncia sobre el proyecto de ley de fomento productivo y muchas otras acciones que marcaban la línea crítica en su momento y de oposición total al gobierno desde agosto de 2018 lo que nos costó perseguidos políticos hasta el final del gobierno e incluso compañeros detenidos y amenazados en el marco de las movilizaciones contra el gobierno, en particular en las de octubre de 2019.  Hay quienes con sectarismo y falacias responden a la convocatoria de nuestro Partido a la gran unidad de la izquierda para establecer plataformas de resistencia. En ocasiones esa izquierda inmóvil, que no hace su trabajo, se queja del trabajo de los otros. En vez de organizarse utilizan la “vieja confiable”, acusan de agentes a las organizaciones que les superamos en el planteamiento político, la retórica de los incapaces solo demuestra su frustración y con ello sí que le hacen juego…

Para leer el artículo completo, haga click aquí: – Sectarismo y división, el discurso servil al imperialismo. (Partido Comunista Ecuatoriano)