CTA Argentina:

El avión del Monumento 20 de Febrero en la ciudad de Salta se resiste al olvido. Sin placas recordatorias, deteriorado y sobre una torre de cemento. Los testimonios de Pablo Biró, Atilio Marino y Alejandro Covello reconstruyen lo que su historia oficial omite. No hay datos precisos, de fuentes oficiales o extraoficiales, sobre cómo llegó a Salta el avión del Monumento 20 de Febrero. La gran mayoría de los salteños no conocen su historia. Pasan a diario por la Plaza Aeronáutica donde se encuentra emplazado. Quizás lo contemplan desde el automóvil, desde la ventana de algún edificio cercano, o desde las cercanías de la escuela Bernardino Rivadavia. Lo único cierto es que nadie aún pudo contar su historia completa. El avión es un Gloster Meteor modelo FMK4. Entre 1947 y 1948, llegaron por barco desde Inglaterra cien aeronaves de ese tipo a Argentina. A todos estos aviones a reacción se los identificó con un código. Es una matrícula alfanumérica. La letra “I” dice que se trata de un caza interceptor. Los tres dígitos restantes identifican cada aparato del 1 al 100. Por eso, el de Salta, es el I-090. Por la matrícula se pudo conocer su historia. La primera referencia aparece en 1951 en la Fábrica Militar de Aviones de Córdoba. Un verdadero centro de producción industrial y emblema del justicialismo de Perón. Aunque Argentina ya contaba con un avión a reacción propio, el Pulqui, este no era tan veloz como el Gloster Meteor con sus turbinas Roll Royce Derwet V. En 1951 al Gloster salteño lo transformaron en doble cabina. Los mecánicos buscaban albergar a un pasajero detrás del piloto para realizar misiones de observación. Corre ahora el año 1954. El 26 de setiembre sucedió algo no común. “Ese día voló la primera mujer en un Gloster. Era el que está en Salta con la matrícula I-090. Yo estaba ahí, en Aeroparque”. El que relata el momento es Atilio Marino. Aunque médico de profesión, se lo conoce más por “Dr. Gloster”. El sobrenombre delata su fanatismo por el avión caza interceptor inglés, algo que en realidad, heredó de su madre. Marino escribió dos libros sobre el avión Gloster Meteor. El primero, de 1998, se llama “Meteor F4 en Argentina” y el segundo, “Gloster Meteor Mk IV en Argentina”, publicado en 2007. Es por sus publicaciones que se recuperan historias del avión salteño. Ese mismo que hoy lleva tatuado en…

Para leer el artículo completo, haga click aquí: – El Gloster Meteor de Salta y los pilotos de Perón (CTA Argentina)