Oscar Figuera. Foto: Tribuna PopularVenezuela 

Balance de las elecciones parlamentarias del 6 de Diciembre en Venezuela

El pasado domingo 6 de diciembre se
efectuaron las elecciones parlamentarias en Venezuela resultando electo
el nuevo Parlamento que entrará en funciones a partir del mes de enero
del año 2021, de acuerdo a lo establecido en la Constitución Nacional.

El PCV participó del proceso electoral
como parte de una alianza de fuerzas obreras, campesinas y populares
independientes denominada: la Alternativa Popular Revolucionaria (APR).
Esta decisión fue adoptada por el XVII y XVIII Pleno del Comité Central
del PCV, luego de evaluar la inviabilidad política de participar en una
alianza electoral con el PSUV en virtud de las inconsecuencias del
Gobierno en el cumplimiento del “Acuerdo Marco Unitario PSUV-PCV
para enfrentar la crisis del capitalismo dependiente y rentístico con
acciones políticas y socioeconómicas antiimperialistas, patrióticas y
populares” firmado en el marco de las elecciones presidenciales
del 2018, y dada la firme determinación del Gobierno se seguir
avanzando en la implementación de una política económica de contenido
anti-popular y anti- obrera como respuesta a la crisis y las sanciones
imperialistas.

La materialización de este deslinde
electoral ubicó a la APR y al PCV como la única propuesta revolucionaria
frente a la evidente política de conciliación entre el partido de
gobierno y los partidos de la derecha reunidos en la mesa del diálogo
nacional. Por tanto la APR-PCV emerge como el agrupamiento de fuerzas
revolucionarias que opone al ajuste económico anti-popular de la mesa de
diálogo, la lucha por una salida revolucionaria a la crisis
capitalista.

Dada esta realidad, el desarrollo de
todo el proceso electoral fue bastante difícil y complejo para el PCV y
la APR. Empezando porque las condiciones para las elecciones
parlamentarias fueron acordadas entre el Gobierno y los Partidos de
oposición en la mesa de acuerdo y diálogo, espacio donde el PCV fue
excluido. Esto generó que el Partido de Gobierno y los partidos de
derecha se beneficiaran de condiciones concertadas relacionadas con las
inscripciones de candidaturas, acceso a publicidad, cobertura
comunicacional y espacios en medios de comunicación.

Estas garantías electorales
establecidas entre el Partido de Gobierno y la derecha generaron un
grosero ventajismo frente a la propuesta electoral del PCV, violentando
incluso la propia ley electoral y expresándose en las siguientes
irregularidades:

  • El Partido de gobierno y las planchas opositoras de la mesa del
    diálogo gozaron de flexibilidad en las postulaciones con respecto al
    cumplimiento del principio de paridad y alterna- bilidad de género de
    las candidaturas presentadas. Mientras que la APR y PCV fue obligado a
    cumplirlas para que sus candidaturas pudieran ser aceptadas por el
    sistema, el PSUV y la derecha pudieron saltarse el cumplimiento estricto
    de la norma.
  • El Partido de gobierno hizo uso de los medios de comunicación
    público y eventos gubernamentales para atacar la propuesta electoral de
    la APR y el PCV, sin que se hicieran los llamados de atención
    correspondientes desde el ente electoral y mucho menos la posibilidad
    para que el PCV pudiera acceder a los medios de comunicación para
    ejercer su legítimo derecho a la réplica.
  • Durante la campaña
    electoral se aplicó una política de censura comunicacional en los medios
    públicos a las candidaturas de la APR-PCV, mientras se difundían
    abiertamente las propuestas de todas las demás fórmulas electorales, las
    del Gobierno y las de los partidos de derecha. Esto en flagrante
    violación de la ley electoral que obliga a los medios de comunicación a
    cubrir de forma equilibrada a todas las ofertas electorales.
  • Mientras
    se difundía la publicidad de todas las propuestas electorales en medios
    públicos y privados, el PCV fue vetado en los medios públicos y
    enfrentó todo tipo de trabas en medios privados para poder colocar su
    publicidad electoral. Esto también representó una abierta violación de
    nuestros derechos contenidos en la sección de campañas electorales de la
    ley electoral.
  • Por si fuera poco, el PCV y la APR fue excluido
    de los programas de opinión electoral y debates dispuestos por los
    medios televisivos públicos y privados, y la mayoría de las emisoras
    radiales.
  • El empleo de bienes y recursos públicos para el
    desarrollo de la campaña electoral, como parte de las prácticas
    ventajistas del Partido de gobierno.
  • Durante el desarrollo del
    proceso electoral el 6 de Diciembre nos enfrentamos en varios estados
    del país al problema de que algunas autoridades institucionales
    impidieron el ingreso de nuestros testigos electorales a los centros de
    votación.
  • Otro hecho irregular acaecido durante el día de la
    elección fue la decisión de no cerrar los centros de votación a la hora
    establecida en el reglamento y mantener abiertos los centros por 3 horas
    adicionales aun cuando estos se encontraban vacíos.

Estas fueron las complejas
condiciones, obstáculos y arbitrariedades a las que tuvo que hacer
frente nuestro Partido y las organizaciones agrupadas en la Alternativa
Popular Revolucionaria durante todo el proceso electoral y el día de la
elección. A las limitaciones financieras de nuestra propuesta, por ser
expresión de los intereses de la clase obrera, el campesinado y los
sectores populares, nos enfrentamos adicionalmente a la censura
comunicacional y al descomunal ventajismo aplicado por el Partido de
Gobierno y la derecha.

El veto comunicacional tenía el claro
objetivo de invisibilizar por completo a la Alternativa Popular
Revolucionaria y al Partido Comunista de Venezuela, con el fin de
polarizar el voto de la población en la falsa dicotomía PSUV vs Partidos
de oposición. Pretendieron borrar por completo al PCV como una opción
electoral para la población con el objeto de que todas las listas de los
partidos de la derecha obtuvieran votaciones más altas e impedir así
que ingresara al parlamento nacional la única fuerza auténticamente
revolucionaria.

Sin embargo y pese a los obstáculos,
el PCV obtuvo una importante votación que representó el 2,73% del total
de votos emitido, y suficientes para elegir un (1) diputado bajo el
método

implementado por el CNE para adjudicar
los cargos. Con su votación, el PCV se ubicó en la 6ta posición de los
25 Partidos participantes en los comicios, tal como se refleja en la
imagen.

El proceso electoral se caracterizó
por una alta abstención que rondó el 70%. Esto influyó en que el PSUV y
los Partidos de la derecha vieran afectada su votación tanto absoluta,
como relativa (porcentual) en comparación con la elección parlamentaria
del 2015 donde la abstención fue de 30%.

Por su parte, el PCV experimentó un
crecimiento significativo de su votación absoluta y porcentual comparada
con las elecciones parlamentarias del 2015 pese a la alta abstención.
Pasamos de 113.000 votos (0,8%) en el 2015 a 170.000 votos (2,73%) en
las elecciones parlamentarias 2020.

Los 277 escaños del parlamento quedaron distribuido de la siguiente forma:

  1. PSUV y Partidos del Gran Polo Patriótico: 69,34% de los votos para 253 escaños (91%)

2. Partidos de derecha:

Acción Democrática: 6,34% de los votos para 11 escaños (3,97%) COPEI: 2,82% de los votos para 1 escaño (0,36%)

Avanzada Progresista: 4,43% de los votos para 3 escaños (1,08%) El cambio: 4,56% de los votos para 3 escaños (1,08%)

Primero Venezuela: 4,18% de los votos para 2 escaños (0,72%)

PCV: 2,73% de los votos para 1 escaño (0,36%)

3. La Alternativa Popular Revolucionaria:

Para un total de 274 cargos asignados, que sumado a los 3 diputados
de las comunidades indígenas dan los 277 parlamentarios electos.

El número de diputados obtenidos por
el PCV con su votación se vio perjudicado por el método de adjudicación
desproporcional empleado por el CNE y que otorgó al Partido con más alta
votación la posibilidad de quedarse con una porción de escaño superior a
su votación obtenida. De esta forma, el PSUV y los partidos del polo
patriótico, les fue adjudicado el 91% de los cargos elegibles con apenas
el 69% de los votos obtenidos. Tal mecanismo se aplicó en contravía del
principio de representación proporcional y pluralismo político
establecido en los artículos 2,4,5,6,62,63 y 70 de la Constitución de la
República Bolivariana de Venezuela.

El PCV impulsará ante el Tribunal
Supremo de Justicia y el CNE las acciones legales correspondientes a fin
de que se revise el método empleado para la asignación de los escaños,
debido a que dicha metodología no respeta la correspondencia entre el
voto emitido y el número de curules asignados a cada lista; proporción
que de haber sido respetada, habría otorgado al PCV una representación
de siete (7) a (9) parlamentarios.

Aún con toda la censura aplicada contra el PCV y el ventajismo
desmedido, logramos el objetivo de romper el cerco y garantizar la
presencia de una fuerza independiente y clasista en el nuevo parlamento.

Al margen de los relevantes resultados
electorales que hemos obtenido, nuestra más importante victoria
política fue la consolidación de un referente para el reagrupamiento de
las fuerzas de izquierdas y revolucionarias que resisten la ofensiva
capitalista y el desmontaje de las conquistas sociales. La Alternativa
Popular Revolucionaria se fortalece como un auténtico espacio
articulador de las luchas obreras, campesinas, comuneras y populares
contra el ajuste capitalista, la flexibilización laboral, las
privatizaciones y la agresión imperialista.

BURÓ POLÍTICO DEL COMITÉ CENTRAL PARTIDO COMUNISTA DE VENEZUELAR

Fuente: Tribuna Popular – Balance de las elecciones parlamentarias del 6 de Diciembre en Venezuela

Artículos Relacionados