Cuba no se ha quedado detenida, esperando por las soluciones, estamos innovando y cambiando todo lo que deba ser cambiado, afirmó este jueves ante el Parlamento cubano el viceprimer ministro, Alejandro Gil Fernández, al presentar el Plan de la Economía para el año 2021.

Luego de un 2020 en extremo difícil, en el que, por ejemplo, solo se logró captar el 50% de la divisa prevista en el Plan, se ejecutó el 60% de las importaciones proyectadas, y además se destinaron más de mil millones de pesos al enfrentamiento a la COVID-19, en el país no se cerraron las escuelas, los hospitales, las instituciones, y no se planificaron apagones para la población.

Ha habido colas y no se logra estabilidad en los productos, afirmó Gil Fernández, cuestión lógica ante la situación económica del país, impactada por el recrudecimiento sin precedentes del bloqueo de los Estados Unidos y la pandemia de la COVID-19.

Nuestro pueblo razona, expresa criterios, y esa retroalimentación permanente es el mejor Plan de la Economía que tenemos, aseveró el Ministro de Economía y Planificación.

Precisamente sobre el Plan para el año próximo, dijo que exige, esfuerzo, innovación, vínculo con las universidades, pensar como país y en los más de once millones de cubanos. Nosotros no nos ocupamos de cifra, aseveró, sino de las personas.

Al detallar los aspectos del Plan del 2021, señaló que se ha diseñado bajo el principio de asegurar, como objetivos esenciales, alimentos, combustibles, fertilizantes, plaguicidas, medicamentos, las demandas de la defensa y la prioridad en la financiación para la industria nacional, haciendo efectiva la máxima de no importar lo que podamos producir en el país.

Desde el diseño del Plan, afirmó el Viceprimer Ministro, se ha previsto la descentralización gradual en la distribución de divisas a la economía, reteniéndose por las entidades parte de la liquidez por las exportaciones; así como la aplicación de medidas para la empresa estatal con el fin de dotarlas de más autonomía, para decidir sobre sus producciones, inversiones y financiamientos.

Entre las indicaciones aprobadas por el Gobierno para lograr la recuperación económica en un corto periodo, Gil Fernández resumió: potenciar la producción agropecuaria y destinar a ella los recursos materiales y financieros en divisas; asegurar los productos de primera necesidad de la población; priorizar las exportaciones, que incluye la recuperación del turismo; mantener el control sobre el endeudamiento externo del país; y favorecer el crecimiento de la Zona Especial de Desarrollo Mariel y su vínculo con la economía, entre otras.

Particularmente sobre las exportaciones de bienes y servicios, precisó que se planifica un crecimiento del 19% de los ingresos en divisas por ese concepto. En ello incide la recuperación gradual del turismo. Se proyecta el arribo de 2 200 000 turistas, que sería el doble de lo previsto en 2020, pero está muy por debajo de las verdaderas potencialidades de la nación.

Las importaciones, por otro lado, crecerán un 12%. De su total, el 17% se destinará a alimentos y el 20% a combustible. En los primeros, las principales importaciones estarán en el trigo, el arroz, el maíz, la leche en polvo, la harina de soya y pollo.

El Viceprimer Ministro comentó que en el Plan se han proyectado también crecimientos en las producciones nacionales, tanto de la actividad agropecuaria, como de la industria manufacturera.

En la producción de alimentos se crece en arroz, con 76 000 toneladas; maíz, con 54 300 toneladas; frijoles, con 15 600 toneladas; y leche con 16 900 000 litros. La carne de cerdo, acotó, tendrá una ligera recuperación de 8 200 toneladas, muy por debajo aún de la demanda del país.

Gil Fernández informó que en el 2020, a pesar de las restricciones con que ha trabajado la economía, se terminarán 47 400 viviendas; de ellas, 15 030 por la vía estatal.

A la par, puntualizó, se terminan este añoimportantes inversiones relacionadas con el programa de arroz y de otros granos, el de producción de viandas y hortalizas, el de la recuperación de la ganadería, y el del café y el cacao.

Se concluyen en este 2020, afirmó, la Planta de Biofertilizantes de Santiago de Cuba; 2 021 habitaciones que representan la terminación de seis hoteles; la Poligráfica de Villa Clara; la rehabilitación del Bloque de la Central Termoeléctrica Lidio Ramón Pérez de Felton, de 260 MW; los parques solares de Mayajigua y de Planta Mecánica; la bioeléctrica de Ciro Redondo; y cinco pozos de la campaña de perforación para la extracción de petróleo y gas.

Para el 2021, anunció el Ministro, el plan de inversiones se incrementa en  un 22%, con respecto al 2020. Del total del Plan, el 60% se concentra en los sectores de la defensa, la producción de alimentos, el turismo, las fuentes renovables de energía, la vivienda, y las fábricas de producción de cemento y acero. Al ponerse en explotación generarán 11 525 nuevos empleos.

PIB ESTIMADO DEL AÑO 2020

El Viceprimer Ministro explicó a los diputados que al cierre del 2020 se estima un decrecimiento del Producto Interno Bruto, a precios constantes, en el entorno del 11%.

A las tensiones del 2019, abundó, se adicionó este año la situación excepcional creada por la pandemia de la COVID-19, con un impacto directo en la economía y fundamentalmente en sectores cruciales como el turismo, la salud y la educación y en las actividades del sector estatal y no estatal.

En su informe al Parlamento, Gil Fernández consideró que la actividad económica mostró decrecimientos en los cuatro trimestres del año, por la fuerte contracción en el comercio exterior, la reducción del turismo internacional y de los ingresos en divisas. A ello se sumó, el impacto significativo en los sistemas de salud y educación, derivado de la epidemia.

La mayor contracción se produjo en el segundo semestre, periodo en que comenzó la aplicación de las medidas sanitarias, higiénicas y epidemiológicas. En el tercer y cuarto semestre, acotó, se observa una gradual recuperación de la economía.

Para el 2021, señaló Gil Fernández, se proyecta un crecimiento del PIB a precios constantes entre un 6 y 7%, en lo cual se debe aprovechar el impacto de la Tarea Ordenamiento.

Ello permitiría planificar con objetividad la recuperación, en los próximos dos años, de las caídas experimentadas en el 2019 y el 2020. “No vamos a renunciar a las metas de crecimiento proyectadas para la segunda etapa del Plan Nacional de Desarrollo Económico y Social al 2030”, subrayó Gil Fernández.

Sería fácil, refirió, correr esos modelos, aplazar las metas, pero ese no es el diseño que hemos aprobado. Vamos a apostar por la recuperación en el 2021 y 2022, porque es posible hacerlo.

El PRESUPUESTO DEL ESTADO PARA 2021: EL SER HUMANO EN EL CENTRO DE TODO

En un escenario complejo por el impacto de la COVID19 y el recrudecimiento del bloqueo del gobierno de Estados Unidos hacia nuestro país, los diputados cubanos aprobaron la Ley de Presupuesto del Estado para el 2021, presentado por la ministra de Finanzas y Precios, Meisi Bolaños Weis.

El presupuesto del Estado considera las proyecciones de la economía del país en el primer año de la aplicación del ordenamiento monetario y financiero, la reforma de los salarios, pensiones y prestaciones de la asistencia social, la eliminación de subsidios y gratuidades indebidas; y persigue como objetivos continuar la implementación de los Lineamientos de la Política Económica y Social aprobados en el VI y VII congresos del Partido Comunista, así como la Estrategia Económica-Social, para el impulso a la economía y el enfrentamiento a la crisis mundial generada por la COVID19.

Los ingresos previstos para el presupuesto del próximo año ascienden a 291 mil 259 millones de pesos, en correspondencia con los niveles de actividad planificados por los diferentes sectores.

En la contribución al presupuesto resulta representativo el aporte concedido a nuestras empresas, estimado desde la contribución del 30 % del total de los ingresos, lo que implica mayores niveles de eficiencia. En el caso de las formas de gestión no estatal, participan con el 4 %, considerando las modificaciones que se introducen en la tributación de estos actores de la economía.

A partir de la aprobación de la Estrategia de Desarrollo Económico y Social del país, el aporte de todos los actores de la economía y la importancia de potenciar nuestros recursos endógenos, los territorios asumen mayor protagonismo.

En tal sentido, se prevé la recaudación de 5 mil 315 millones  como contribución Territorial para el Desarrollo Local, el 50 % para ser utilizado por los gobiernos locales, en función de respaldar sus estrategias de desarrollo. Para respaldar los servicios básicos a la población, el presupuesto del Estado contempla gastos por 374 mil 846 millones de pesos, fundamentalmente a la actividad presupuestada: salud, educación, cultura, deporte, los subsidios para acciones constructivas en las viviendas de personas naturales y los núcleos más vulnerables.

La Educación representa el 34 % de los gastos de la actividad presupuestada, mientras la salud y la asistencia social constituyen el 28 % de los gastos corrientes, lo cual corrobora la voluntad del gobierno de continuar preservando nuestras principales conquistas.

Durante su intervención ante los diputados, Meisi Bolaños Weis manifestó que en medio de un contexto difícil,  el presupuesto del Estado mantiene su carácter social, y tiene como premisa seguir siendo el garante financiero de las conquistas de la Revolución en Cuba, un presupuesto donde no se aplican terapias de choque, pues nadie quedará desamparado.

“El Estado pone al hombre en el centro de todo”, acotó la titular de Finanzas y Precios, quien igualmente manifestó que la Tarea Ordenamiento es determinante para avanzar en el desarrollo de nuestro modelo.

Otro de los acápites reflejados en el Presupuesto del Estado para el 2021 fue el balance de los ingresos y gastos en condiciones de ordenamiento monetario, reflejado en un déficit fiscal de 86 mil 744 millones 500 pesos, que se corresponde con las limitaciones aun presentes en la economía y su gradual recuperación.

El dictamen de las Comisiones de Asuntos Económicos y Constitucionales y Jurídicos, presentado por el diputado Félix Martínez Suárez, consideró la necesidad de continuar prestando toda la atención a este tema para contribuir a disminuir el déficit fiscal en el transcurso del próximo año, en interés de lograr un mejor equilibrio financiero.

El documento llama a la búsqueda de las reservas de eficiencia existentes en nuestra economía, lo que implica transformar la forma de actuación de los jefes y administradores en el adecuado uso del presupuesto, definiendo prioridades en el financiamiento de los gastos, con la realización de evaluaciones mensuales en los Consejos de Dirección, tal como lo establece la Ley.

Al respecto, Bolaños Weis llamó a mantener un riguroso control del gasto público, a ser sistemáticos para no malgastar recursos y a lograr un uso eficiente del presupuesto aprobado con la participación de todos los actores económicos, con la mayor disciplina contable y financiera, desde el análisis oportuno de la ejecución del presupuesto, que nos permita actuar y pensar como país en cada lugar, siempre acompañado de nuestros trabajadores.

La Ministra de Finanzas y Precios convocó a desarrollar acciones para contribuir al control de los precios, pues su efectividad y chequeo serán determinantes, unidos con acciones para enfrentar los precios abusivos y especulativos con el papel fundamental de las autoridades locales con la participación de todo el pueblo.

“Este es un combate constante y de todos, y contamos con el protagonismo del pueblo para hacer una arremetida contra los precios excesivos y abusivos”, apuntó Meisi Bolaños Weis.

“La misión es defender y garantizar la satisfactoria ejecución del presupuesto del Estado junto al pueblo para que Cuba Viva”, concluyó.

Fuente: Presidencia de la República de Cuba – Cuba no se ha quedado detenida y seguirá su desarrollo