INTERVENCION DE GERONIMO LOPEZ SEVILLANO, SG DE LA CGTP EN EL DIA DE LOS TRABAJADORES EN CONSTRUCCION CIVIL DEL PERU

Señores invitados, estimados compañeros y compañeras:

Una vez más, es una satisfacción manifestar nuestra valoración a todos los trabajadores y trabajadoras de la construcción civil en su día que por Ley 24324 desde el 04 de noviembre de 1985 como día no laborable con goce de salario y sin menoscabo de su remuneración dominical, conforme señala la ley “en reconocimiento y gratitud nacional a dichos abnegados trabajadores”.

No me es ajeno, entonces, el orgullo de ser un trabajador forjado en las duras  tareas laborales de construcción civil en diversas obras de mi región y del país, pero me corresponde expresar el sentimiento colectivo del movimiento sindical que abarca a la estructura sectorial y territorial de la Confederación General de Trabajadores del Perú (CGTP); en consecuencia hablo en nombre de ellos y ellas y les trasmito el saludo, el aprecio y la admiración al sacrificado gremio de trabajadores desde sus Comités de Obras, sus sindicatos, secciones regionales y su estructura federal íntegra.

Nuestra valoración no radica en una declamación gaseosa, protocolar o letanía de ocasión, cada 25 de octubre, sino al rol de los trabajadores en el desarrollo nacional mediante la ejecución de las viviendas, de las complejas obras civiles de las ciudades, de la infraestructura vial, de las obras de irrigación, de las obras para la generación de la energía y de la avanzada en la minería.

No hay obra que no haya sentido las manos cariñosas de los constructores desde una humilde caseta hasta los mas bellos palacios con una colectividad de diversos oficios y profesiones, de diversas categorías, inclusive en el mejoramiento de la naturaleza dando nuevo curso a los ríos y a los caminos.

Cómo no estar orgulloso de ser un trabajador de construcción, si al fin y al cabo somos la estirpe de los constructores de Chan Chan, Caral y la de las maravillas de piedra de Sacsayhuamán o Machu Picchu. Por eso podemos decirles, a pesar de las dificultades de la situación de pandemia y de crisis que nos afecta: ¡Feliz día compañeros de construcción civil!

Pero este reconocimiento sería incompleto sino añadimos la valoración al alto nivel de conciencia de clase trabajadora adquirida durante años de luchas por las mejores condiciones de salario, de vida y de trabajo, de lucha por su dignidad que ha convertido a la Federación de Trabajadores en Construcción Civil del Perú (FTCCP) en su vanguardia sindical por la defensa de sus derechos laborales.

Y este comportamiento institucional se debe a la práctica del sindicalismo de clasista, mariateguista basado en principios y valores que los distingue de otras corrientes; sindicalismo desarrollado con el ejemplo de líderes sindicales como Rolando Guevara, Arcadio Broncano, Vicente Medrano, Gregorio Mamani Romero, Gabino Arenas, de Nicolás Colina, Reynaldo Arana, Alberto Ramírez, Arsenio Jara, de Isidoro Gamarra y del siempre querido y recordado Pedro Huilca Tecse y otros que entregaron su vida al servicio de los hombres y mujeres del andamio o regaron con su sangre el camino recorrido por afirmar en nuestro país, democracia y trabajo.

La FTCCP tiene una rico aporte a la historia del movimiento sindical peruano desde sus orígenes pasando por su activa participación en la reconstitución de la CGTP en 1969 y por su correcta posición, junto a la CGTP, de apoyo a las transformaciones antimperialistas y anti oligárquicas de los años 70, por sus conquistas en los años 80, por su resistencia a la dictadura fujimontesnista de los años 90; por la lucha por la recuperación de la democracia y de la negociación colectiva por rama de actividad con acciones diversas, entre ellas las marchas de sacrificio des el norte, centro y sur del país y la huelga de hambre en la Plaza Mayor, frente al Palacio de Gobierno por la recuperación del Pliego Único Nacional de Reclamos.

Vaya pues nuestro reconocimiento a la vieja guardia constructora y a cada uno de sus dirigentes, personificada en el compañero Manuel Díaz Salazar, así como al compañero Mario Huamán Rivera que culminó la gesta bajo la consigna: ¡El Pliego es uno solo y nadie lo divide!

Pero como en toda gesta victoriosa, los adversarios no descansan en su afán de volver al pasado, usan a los esquiroles en el seno del movimiento sindical al que concurre el lumpen y aparece el paralelismo seudo sindical, lamentablemente con el “reconocimiento” de la autoridad de trabajo y la infiltración en obras. Hecho repudiable que merece nuestra condena mas severa puesto que este tipo de violencia delincuencial ha cobrado mas de 18 vidas de verdaderos dirigentes sindicales de nuestra federación.

Desde el inicio de la pandemia se ha profundizado no solo la crisis económica, política y social. Los trabajadores somos las victimas, sin protección del estado, sin bonos del Tesoro Público, para nosotros existe la denominada “suspensión perfecta” que nos sume en el extremo de la desesperación, sin empleo, sin pan y altamente vulnerables a la pandemia en tanto el empresariado es favorecido con millones de soles, lo que demuestra una vez más que tenemos un gobierno que solo tiene oídos para sus amigos de la CONFIEP y no para los trabajadores.

Frente a estos hechos y ante las restricciones de la pandemia nuestra protesta se ennoblece en la lucha de masas contra la política laboral del gobierno y contra el modelo económico político y social. Nada impedirá nuestra lucha en defensa de los derechos de los trabajadores, por ello hemos convcado a una nueva Jornada Nacional de Lucha para el 5 de noviembre donde no tenemos duda alguna que los trabajadores de construcción civil estarán en primera línea de vanguardia, por lo que agradecemos con anticipación a su dirigencia nacional que encabeza el c. Luis Villanueva Carbajal, quien viene negociando acertadamente la reactivación de la industria de construcción civil.

Pues, ahí estaremos compañeros.

¡Viva el Día de los trabajadores en construcción civil del Perú!

25/10/2020

Fuente:

CGTP – Confederación General de Trabajadores del Perú