El triunfo histórico del pueblo chileno surgió de las calles: un histórico Plebiscito llevó al fin a la constitución de Pinochet en Chile en este domingo, 25 de octubre. Millones de votantes concurrieron a las urnas y aprobaron, por abrumadora mayoría, la elaboración de una nueva constitución. Las encuestas ya indicaban que el tan ansiado proceso de cambiar la constitución de 1980 sería lo más votado, pero nadie previó una cifra así: fueran cerca de 80% de los votos para aprobación de cambio constitucional frente a un poco más de 20% de contrarios.

Los ciudadanos de Chile también fueron consultados sobre qué tipo de órgano debiera redactar la Nueva Constitución. Los chilenos optaron por una convención constitucional con paridad de género. Será primera vez en la historia mundial que una Constitución es redactada en forma paritaria entre hombres y mujeres.

Rafael Freire, secretario general de la CSA, felicitó al pueblo chileno por el triunfo. “Acompañamos de cerca las movilizaciones en las calles y las votaciones en Chile, apoyamos a nuestra afiliada, CUT Chile, para asegurar la participación de la clase trabajadora en estas elecciones. Esta victoria es del pueblo chileno, es de la democracia chilena. Chile tendrá ahora una constitución esencialmente democrática, con el empleo en el centro de este modelo, que representará toda la diversidad del pueblo chileno”.

Por el resultado de la jornada de este 25 de octubre, Barbara Figueroa, presidenta de la CUT Chile y Secretaria de Política Económica y Desarrollo Sustentable de la CSA, habló sobre el histórico momento de Chile. “Esta es una conquista de las calles y de la clase trabajadora. La fuerza de las calles, de los movimientos sociales, de las trabajadoras y trabajadores, está representada en esta votación”.

Fuente:

CSA – Confederación Sindical de Trabajadores/as de las Américas