Este 19 de octubre, el Gobierno de México ha publicado un comunicado donde felicita “al pueblo y a las instituciones” de Bolivia por la “jornada electoral pacífica y participativa” del pasado domingo y extiende sus congratulaciones a Luis Arce y David Choquehuanca, integrantes de la fórmula presidencial del Movimiento al Socialismo (MAS), “por su triunfo en primera vuelta en una histórica jornada”.

Asimismo, el secretario de Relaciones Exteriores, Marcelo Ebrard, ha manifestado en su cuenta de Twitter que “la lección que ha dado el pueblo boliviano en defensa de su autodeterminación y su democracia perdurará en nuestro continente” y calificó el triunfo de Arce como de “esperanza y júbilo para América Latina”.

Cabe recordar que México fue el primer país en conceder asilo político al depuesto presidente Evo Morales, tras el golpe de Estado de 2019. En esa oportunidad, la Cancillería mexicana afirmó que otorgaba la medida debido a que la vida e integridad del mandatario corrían riesgo en Bolivia.

Tras la decisión, se incrementaron las tensiones con el gobierno de facto dirigido por Jeanine Áñez, debido a que el gobierno de Andrés Manuel López Obrador denunció ante la Corte Internacional de Justicia el asedio a su sede diplomática en La Paz, capital boliviana, donde se refugió un grupo de políticos de ese país suramericano tras la asonada político-militar.

Arce ha ganado en primera vuelta con el 52.4 por ciento de los votos, según una encuesta a boca de urna. Su triunfo ya ha sido reconocido por la presidente de facto de Bolivia, Jeanine Áñez, el secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), Luis Almagro, y el principal contendiente, el opositor Carlos Mesa.

Fuente:

El Libertador