La Justicia de Brasil retiró una denuncia por un caso de corrupción que había impuesto a Luiz Inácio Lula da Silva, quien fue presidente del país entre 2003 y 2010. Los tribunales han considerado que no hay suficientes pruebas para fundamentar la acusación.

Lula da Silva queda libre de la denuncia interpuesta contra su persona por la Fiscalía General de Brasil por delitos de tráfico de influencia, corrupción pasiva y organización criminal.

La defensa del miembro fundador del Partido de los Trabajadores (PT), ha celebrado la decisión judicial y recuerda que esta es la quinta denuncia interpuesta contra su defendido que no prospera en los tribunales por falta de pruebas.

La razón de tal acusación era el caso Odebrecht, una trama en la que la constructora brasileña de ese nombre, presuntamente sobornó a presidentes, expresidentes y otros funcionarios del gobierno de 12 países de forma que estos obtuvieran beneficio propio, reseña TeleSUR en su sitio web.

A cambio, los implicados debían favorecer proyectos de construcción; en el caso de Lula, en Angola, a través del Banco Nacional de Desarrollo Económico y Social de Brasil (BNDES).

No es la primera vez que Luiz Inácio Lula da Silva se enfrenta a la justicia. De hecho el ex mandatario pasó 19 meses en prisión, entre abril de 2018 y noviembre de 2019, por otro caso de corrupción, hasta que finalmente fue declarado inocente por unanimidad. Ahora, tras el nuevo fallo del tribunal de Brasilia, Lula tiene aún ocho deudas que saldar con la Justicia brasileña.

La defensa del expresidente tiene ahora la tarea de sacar adelante dos recursos ante el Tribunal Supremo Federal. Uno de esos recursos pretende anular uno de los procesos más sonados contra el político: el referente a su implicación en el caso Lava Jato, una gran trama de corrupción que trascendió fronteras en Sudamérica.

Prensa Digital MIppCI  / VTV

Fuente:

Ministerio del Poder Popular para la Comunicación y la Información (MippCI)