La interpelación al ministro de la Defensa Nacional, René Merino Monroy para que explique en la Asamblea Legislativa su participación en los hechos del 9F, estuvo caracterizada por una actitud basada en evadir respuestas (incluso a preguntas directas), negar responsabilidad alguna en lo ocurrido, mentir, evidenciar contradicciones y lanzar expresiones de violencia contra las mujeres.

Esas fueron algunas de las valoraciones que diputadas del FMLN en la Asamblea Legislativa, tuvieron durante la interpelación al militar, quien carece evidentemente de capacidad de debate.

«Sería bueno que lea la legislación para que no caiga en errores; es necesario que los funcionarios de este país conozcan las leyes y las respeten», dijo la diputada del FMLN, Dina Argueta durante su intervención.

La interpelación inició con una serie de aclaraciones de conceptos, luego se mostró un video y fotografías de lo ocurrido, mientras que la posición del militar fue mantener una evasión a las preguntas, respuestas escuetas y contradictorias, por ello el diputado Jorge Schafik Hándal consideró que “ha quedado claro que el ministro acepta que existe un mando al frente de la operación, el cual no quiere revelar, y que extrañamente desconoce el accionar de las unidades militares”.

Pese a toda la evasión y negación de información, queda claro que lo que hubo el pasado nueve de febrero fue una operación ilegal que causó una lesión al Estado de Derecho en el país.

La interpelación al ministro Merino Monroy duró alrededor de 12 hora. Este es el tercer funcionario del gobierno al que la Asamblea Legislativa interpela por acciones irregulares e ilegales. La primera funcionaria interpelada fue la exministra de Salud, Ana Orellana Bendek, seguida del presidente de ANDA, Frederick Benítez, por el suministro de agua contaminada en el área metropolitana de San Salvador.

Fuente:

FMLN