La Confederación Sindical de trabajadores y trabajadoras de las Américas (CSA), que representa a más de 55 millones de personas trabajadoras en el continente y expresión regional de la Confederación Sindical Internacional (CSI), expresa su solidaridad ante el llamado a movilizaciones de la Central Obrera Boliviana (COB) frente al agravamiento de la situación económica, social y política en el Estado Plurinacional de Bolivia.

Desde la CSA mantenemos nuestra denuncia ante el deterioro de la situación social y política a partir del golpe contra el presidente Evo Morales, en octubre de 2019, y la prolongación del régimen de facto presidido por la señora Jeanine Áñez, que ha instalado una política de represión, persecución y criminalización contra la disidencia social y política. Sumado a esto desde finales del año pasado y en lo que va de 2020, el gobierno de facto ha optado por el abandono de las políticas de protección del empleo, los salarios y la producción, así como de las áreas de educación y salud. Esta última agravada por el irresponsable manejo de la pandemia del COVID-19, que ya se ha cobrado la vida de centenares de bolivianas/os.

La situación de crisis en Bolivia se ha profundizado a partir de la decisión del régimen de facto y del Tribunal Superior Electoral de posponer las elecciones presidenciales, primero la fecha fijada en mayo y luego la acordada en septiembre, bajo el pretexto de la pandemia. Sin embargo, la realidad es que durante todo este tiempo se han dedicado a buscar ilegalizar al partido Movimiento Al Socialismo (MAS) y a sus candidatos, Luis Arce y David Choquehuanca. Así, como a las/os candidatas/os del MAS, han hecho con los cargos de representación en el parlamento, ante la evidencia de que resultarían victoriosos en una contienda electoral mínimamente transparente y con garantías realmente democráticas.

Todas estas razonas han conducido a la Central Obrera Boliviana (COB) a impulsar una huelga general movilizada e indefinida, a partir del día 3 de agosto, contra el régimen de facto y la complicidad del Tribunal Superior Electoral, en defensa de los derechos del pueblo boliviano y por el retorno de la democracia.

La CSA como representación del movimiento sindical de las Américas acompaña la lucha de la COB y el pueblo boliviano para la recuperación de la democracia y convoca la solidaridad del movimiento sindical internacional frente a la escalada de represión y persecución contra la dirigencia de la COB y demás líderes sociales en Bolivia.


Fraternalmente,

 

Rafael Freire Neto
Secretario General de la CSA

Fuente:

CSA – Confederación Sindical de Trabajadores/as de las Américas