Ahora llueve en las principales avenidas de Tegucigalpa, ciudad que junto a Comayagüela forman la capital de Honduras. Y también truena, por el “rugir” del claxon de las decenas de automóviles que hoy han circulado en la “caravana de solidaridad e indignación”, el nuevo modelo de protestas que el pueblo utiliza contra la corrupción y el régimen.

La manifestación fue organizada desde el pasado viernes y finalmente esta tarde desde el barrio La Guadalupe al inicio del bulevar Morazán, el desfile y el reclamo se hizo sonar otra vez. También se han reportado movilizaciones en Tela, San Pedro Sula y Comayagua.

Líderes de la oposición política y, sobre todo, ciudadanos comunes alzan la voz contra el contexto de corrupción en el manejo de la pandemia Covid-19 y suman reclamos cada día, ahora también exigen que el Estado responda por la frágil situación del pueblo garífuna.

Y es que el pasado sábado cuatro líderes de la comunidad del Triunfo de la Cruz, departamento de Atlantida, fueron secuestrados por sujetos con indumentaria policial. Hoy la Policía capturó a un sospechoso de orquestar el secuestro.

En tanto, el pueblo mantiene las consigna tradicional: “Fuera JOH”, exigiendo la renuncia del gobernante Juan Hernández, y “¿dónde está el dinero?” en alusión a los miles de millones de lempiras destinados a la emergencia en el campo de la salud y que no se ve reflejada en centros de atención donde cada día la condición de los pacientes de Covid-19 es más dramática.

Fuente:

El Libertador