Desde la Confederación General del Trabajo apoyamos la digna lucha del Pueblo Garífuna en la defensa del agua y los territorios que mal venden los malos gobiernos, vulnerando no solo los derechos humanos de la población local, sino contaminando el medioambiente así como manteniendo las políticas de despojo y muerte. Y para ello, el Estado hondureño ni respeta los derechos humanos del Pueblo Garífuna, ni las sentencias de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos ni la protección de las personas defensoras de derechos humanos.

El último ejemplo, el pasado 18 de julio, el compañero garífuna Snider Centeno y otros tres compañeros de la comunidad Triunfo de la Cruz resultaron secuestrados por fuerzas represivas de la Policía Nacional hondureña, tal y como se identificaron los chalecos antibalas que portaban los secuestradores. La DPI es la Dirección de Policía de Investigaciones entrenada por los Estados Unidos.

Snider fue el presidente del consejo comunitario electo en Triunfo de la Cruz y su comunidad recibió una sentencia favorable de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos en 2015. Sin embargo, el Estado hondureño todavía no la ha respetado. El secuestro y la desaparición de Snider y de los otros tres hombres es otro ataque contra la comunidad garífuna y su lucha por proteger sus tierras ancestrales y los derechos de los afro-indígenas e indígenas a vivir.

A fecha de hoy, no tenemos noticias del paradero del compañero Centeno, Milton Joel Marínez, Suami Aparicio Mejía y El Pri.

Es por ello, que CGT se suma a la denuncia del secuestro y la exigencia de aparición con vida de los compañeros.

¡Basta ya de violencia contra el Pueblo Garífuna!

¡Por la defensa de los pueblos indígenas,

respeto a las comunidades en lucha!

Fuente: Secretariado Permanente del Comité Confederal de la CGT

Fuente:

CGT – Confederal