El Partido Comunista hizo púbico su repudio al fallo de la Cámara Nacional de Casación, que otorga al genocida Gustavo De Marchi el beneficio extraordinario de prisión domiciliaria, lo que recalca “de hecho constituye una liberación encubierta”.

Y, al respecto, hace hincapié en que es preciso que la Corte Suprema revoque este “beneficio extraordinario”, ya que “los criminales de lesa humanidad solo merecen cárcel común, perpetua y efectiva”.

Por otro lado, el PC sostiene que hay que insistir en que este genocida tiene una condena a 25 años, otra a cadena perpetua y actualmente está sometido a juicio en otra causa, “todas por delitos de lesa humanidad, que tanto en la legislación mundial como en la nacional son imprescriptibles”.

Asimismo, el PC recuerda que a esto se debe añadir que bajo, pretexto de hacer un tratamiento médico en el hospital militar de Buenos Aires, De Marchi se fugó junto al genocida Jorge Olivera, en julio de 2013. Esa vez permaneció prófugo más de dos años, “lo que evidencia el peligro de una nueva fuga”.

Por lo que, el PC destaca que “al conceder este beneficio extraordinario, los jueces de Casación desconocen el hecho de que, tanto en el Código Penal como en la ley de Ejecución Penal, se explicita que el mismo no es automático, sino que se debe analizar cada caso particular”.

Así, los jueces Juan Carlos Gemignani y Eduardo Riggi, “consagran el negacionismo instalado por el gobierno macrista y la impunidad, llevados al rango de cultura, ideología y método”, al tiempo que con este fallo “abren la puerta a la libertad encubierta del resto de los genocidas condenados”.

Por todo esto, el PC vuelve a exigir que no se otorgue prisión domiciliaria a genocidas y se pronuncia en favor de una “inmediata reforma judicial para terminar con la discrecionalidad y el encubrimiento del terrorismo de Estado”.

Fuente:

Nuestra Propuesta | Diario del Partido Comunista de la Argentina