“Unidad para el Cambio”, compuesta por los partidos Federación Regionalista Verde Social (FREVS), Comunista de Chile (PC) y Progresista (PRO), junto a la mesa política de “Apruebo Chile Digno”, compuesta por los partidos ya mencionados sumado al Partido Igualdad, movimiento Izquierda Libertaria (IL) y el movimiento Victoria Popular (VP) exigen la salida inmediata del ministro de salud, Jaime Mañalich, ante el fracaso rotundo de las decisiones tomadas para enfrentar la pandemia.

Frente a una de las crisis sociales y sanitarias más graves de nuestra historia, ha quedado en evidencia que el gobierno y el ministerio de salud no han desarrollado una verdadera estrategia de estado, sino sólo han sucumbido en base a medidas parciales, tardías, inconexas y contradictorias que han erosionado profundamente la fe pública y la confianza ciudadana en las instituciones. Chile poseía una ventaja única que despilfarró, ya que tenía a la vista el avance de la pandemia en China y Europa, así como las estrategias que tomaron otros países. Sin embargo, hoy poseemos algunas de las cifras de contagios y muertes más negras dentro de los países que peor lo han hecho. El fracaso es rotundo y hoy no se ve una salida alguna a la crisis.

El ministro ha desoído una y otra vez las recomendaciones de organismos internacionales y mesas de expertos y otros especialistas en nuestro país. Implementó medidas fallidas y sin evidencias científica de su impacto, como las cuarentenas dinámicas, propusieron el cuestionado “carnet Covid”, llamaron a una “nueva normalidad” cuando estábamos lejos del momento más crítico (incluso sugiriendo salir a tomar café con amigos), proclamaron mesetas irreales, se negaban a suspender las clases (medida asumida fundamentalmente por la presión de alcaldes), dificultaron decretar cuarentenas reales; y dieron muestras de un injustificado exitismo que estaba lejos de ser real. “He sido felicitado por autoridades internacionales hasta el cansancio” se jactó en su momento Mañalich, tiempo antes de reconocer que no conocía los niveles de pobreza y hacinamiento de nuestro país.

Hoy la situación ya no resiste más errores, nadie asume responsabilidades. La culpa no es de la población, como muchos lo quieren hacer ver. La opacidad en el manejo y entrega de las cifras es alarmante, se corrigen una y otra vez las metodologías (cuestionamiento hecho por diversos científicos y organismos como Espacio Público). Un día incorporan 653 nuevos fallecidos no contabilizados, otro día las cifras de muertes bajan incomprensiblemente a 19 muertos cuando los días anteriores de bordeaba el centenar. Hace días no informan sobre los casos activos, dato fundamental para implementar acciones de control de la pandemia vía trazabilidad y aislamiento de los casos positivos.

Esta opacidad, sub-reportes e inconsistencias dañan la fe pública irremediablemente, generan desconfianza y entregan señales contradicciones muy graves. La autoridad sigue intentando convencer que lo antes posible se debe retomar la normalidad con la finalidad de reactivar la economía, sin comprender aún que lo fundamental es controlar la epidemia y salvar las vidas humanas de nuestros compatriotas. Por todo lo anterior, ya que no se pueden seguir cometiendo errores exigimos la salida del ministro Mañalich, el reemplazo por un ministro o ministra confiable, que conozca la realidad que viven nuestros compatriotas, y la implementación urgente de estrategias de control de pandemia y protección sanitaria y económica de la ciudadanía.

Fuente:

Partido Comunista de Chile