En Argentina el Coronavirus creció rápidamente en barrios vulnerables como el Pepe Mujica de Caba (ex Villa 31) y la Villa Azul de la zona sur del conurbano bonaerense. Así los movimientos sociales tomaron un papel central en las acciones de solidaridad y en cómo el Estado debe afrontar la lucha contra el virus con los más carenciadas.

Gustavo Muñoz, militante del Movimiento Territorial de Liberación, recalcó que “son sectores en los que estamos hace mucho tiempo e incluso estados populares no han podido llegar. Somos una herramienta que puede abordar esta situación como ninguna otra”.

En lo que respecta al gobierno porteño y el provincial, el integrante del Frente Barrial de la CTA expresó: “en Villa 31 y Villa Azul el punto en común es la hacinación. Entre Villa Itatí y la 31 la falta de agua. En Azul se han hecho algunas obras y casas, que permite que se pueda abordar de otra manera. Por eso es importante la construcción de más urbanización. Nosotros vemos una disposición distinta del Estado entre Caba y Nación. En capital siempre apuesta por lo privado, va siempre detrás de lo que sucede y muestra un desprecio por la vida del ser humano”.

El rol del Estado es clave cuando el virus acecha a los más pobres. En Villa Azul aparecieron dos enfoques: el sanitario y el policial. Los primeros días los principales medios televisivos hacían notas a Sergio Berni, Ministro de Seguridad, que dejaba como imagen que al virus se lo enfrentaba con mayor despliegue. Enseguida la comunicación del gobierno difundió la participación de autoridades municipales, provinciales y de los distintos centros donde toda la comunidad coordina la asistencia alimentaria y sanitaria. Daniel Gollán, Ministro de Salud provincial, publicó en su Twitter un video de la comunidad de Villa Azul aplaudiendo por el trabajo realizado. En este eje, Muñoz fue claro al decir que “Berni no nos representa. Aparece con una visión oportunista queriendo adjudicarse un rol que no le corresponde. El Estado tiene que bajar con salud, con desarrollo, con infraestructura. Los movimientos sociales tenemos que seguir articulando con el Estado. En Villa Azul hubo un Estado presente, pero tiene que ser con la salud, con las organizaciones, tiene que ser una salida colectiva para la pandemia”.

Argentina se encuentra -como muchas economías- ante una recesión que profundiza la crisis heredada por el Gobierno Cambiemos, que dejó el país con un 40 por ciento de pobreza según la UCA.

Así las cosas, el aumento de la desigualdad en el marco del covid-19 abre interrogantes. Militantes populares han expresado su descontento con el gobierno ante el pago de subsidios a Techint y Clarín, mediante el programa ATP. En ese plano, Muñoz denunció que: “Techint y esos delincuentes tienen todas las condiciones legales para explotar al Estado en todas sus dimensiones. No está bien, deberían estar aportando y no sacándole al Estado. Hay que buscar que la justicia no la manejen estos sectores que siempre gobernaron. Hoy tenemos Pymes que no reciben un peso y grandes empresas si, por eso tenemos que generar correlaciones de fuerza que nos permitan avanzar”.

Para finalizar, el integrante del MTL de Moreno señaló que “se tienen que hacer más infraestructura en los barrios, que las cooperativas hagan obras, poniendo sus profesionales técnicos. Hay que romper los negociados con las empresas. Hay que tener en cuenta a la cooperativa para la construcción de esta nueva etapa”.

Fuente:

Nuestra Propuesta | Diario del Partido Comunista de la Argentina