La Habana, 7 mayo. Gobiernos, organizaciones y personalidades de varias latitudes resaltaron las fortalezas del sistema de salud de Cuba, su solidaridad, y reclamaron el fin del bloqueo de Estados Unidos contra la isla.

Desde Francia, el diputado François-Michel Lambert y el académico Salim Lamrani llamaron este miércoles a seguir el ejemplo de Cuba, cuyo esquema de salud pública tiene como centro de atención el ser humano, la inclusión y la prevención.

En un artículo publicado en el diario L´Humanité, destacaron el alcance social de la medicina en la isla, que le ha permitido enfrentar la crisis sanitaria derivada de la expansión del virus SARS Cov-2 con la participación activa de la sociedad.

En Estados Unidos, unos 25 miembros del Congreso firmaron una carta que insta al gobierno de su país que le permita a Cuba acceder a equipos médicos y la colaboración necesaria para combatir la Covid-19.

La iniciativa fue liderada por senador Patrick Leahy y el representante Jim McGovern, ambos demócratas.

Por su parte, la legisladora Jessica Karjala, miembro de la Cámara de Representantes del estado norteamericano de Montana, pidió el fin del cerco estadounidense, incrementado en medio de la pandemia del nuevo coronavirus.

Teniendo en cuenta la crisis actual, debemos suspender las sanciones de Estados Unidos contra Cuba para garantizar la entrega de suministros humanitarios y médicos que se necesitan con urgencia, escribió en un artículo publicado en el diario Independent Record.

Dejando a un lado toda política y culpa, no hay un argumento legítimo para cortar la cadena de suministro a ningún país en momentos de pandemia, especialmente a un país que ha dado lo mejor de sí en tiempos de crisis, estimó la legisladora estatal.

También desde ese país, la organización Codepink llamó a otorgar el Premio Nobel de la Paz a la brigada médica internacional Henry Reeve, especializada en atención a desastres y graves epidemias por la labor que realiza en más de una veintena de países afectados por la pandemia de la Covid-19.

En reconocimiento a su magnífica solidaridad y desinterés, al salvar miles de vidas mientras ponen las suyas en riesgo, instamos a otorgarle el Nobel de la Paz de este año, expresa el texto publicado este martes por esa agrupación feminista y pacifista, respaldado ya por más de dos mil 600 firmas.

Igualmente, la Asociación de Amistad Austria-Cuba (OKG) reiteró su condena al bloqueo y donó a Cuba cinco mil euros para la adquisición de ventiladores pulmonares, que se suman a otros 15 mil euros enviados a finales de marzo como contribución al combate contra la expansión del virus SARS Cov-2.

OKG presentó una convocatoria en Internet para reunir firmas en contra de esa política unilateral y hostil de Washington bajo el título Cuba ayuda, nosotros ayudamos a Cuba. Por el fin del bloqueo, cuya petición ha recibido 553 rúbricas.

En otra muestra de solidaridad, China, por medio de su embajador en La Habana, Chen Xi, entregó la víspera un donativo valorado en unos 42 mil 500 dólares, que incluye seis mil mascarillas N95 y 60 mil quirúrgicas.

El gobierno y varias empresas de ese país asiático han enviado a la isla varios donativos de suministros sanitarios para el enfrentamiento al contagio por el nuevo coronavirus.

Recientemente, el presidente cubano, Miguel Díaz-Canel, llamó a la solidaridad internacional para combatir esta pandemia, en el entendido de que ninguna nación, por rica y desarrollada que fuere, está en capacidad de enfrentar por si sola con éxito un desafío de esta naturaleza.

Digámoslo con honestidad: si hubiéramos globalizado la solidaridad como se globalizó el mercado, la historia sería otra, expresó en un encuentro de trabajo del Movimiento de Países No Alineados, efectuado este lunes a través de video conferencia.

En la reunión, los países miembros de ese mecanismo multilateral reclamaron el fin de las medidas coercitivas unilaterales de Washington contra Cuba y otras naciones del bloque.

(Tomado de Prensa Latina)

Fuente:

Cuba vs. Bloqueo