La Clase Trabajadora debe Alzarse Frente a la Nueva Crisis Económica

La Federación Unitaria del Transporte, Puertos, Pesca y Comunicaciones de América – FUTAC, queremos en primer lugar enviar nuestra solidaridad internacionalista a todos y todas los trabajadores que, a pesar de la emergencia coronavirus (Covid-19), se ven obligados a seguir trabajando y arriesgando sus vidas.

Nuestro sector está siendo uno de los más vulnerables a escala mundial, no solo por el tipo de trabajo realizado que conlleva la movilidad que traspasa fronteras, sino también por la gran cantidad de trabajadores autónomos que han tenido que paralizar su actividad productiva y, por tanto, sus ingresos mínimos para mantener a sus familias.

             Los empresarios y sus gobiernos irresponsables han repetido a los trabajadores un discurso incansable de que deben trabajar para que la economía no se detenga. Lo que podemos pensar es que a los empresarios no les importa la vida de los trabajadores, pero al mismo tiempo que sin trabajo no hay producción de riqueza, por lo que es hora de que los trabajadores en los sectores estratégicos de energía, pero principalmente para el transporte, puertos y las comunicaciones, reflejen que sin ellos no se puede producir y distribuir nada. Los trabajadores deben aprovechar la oportunidad para pensar  en el poder de la autogestión y la gestión directa de la producción sin capitalistas, pensar en el ejercicio de su poder.

A la falta o insuficiencia de dispositivos de seguridad, que ponen en riesgo su salud y la de los miembros de su familia, al mismo tiempo, enviamos nuestra solidaridad a todos, especialmente a los precarios, quienes, debido a esta crisis, están perdiendo sus empleos, sin un salario.

Por otra parte, el desmantelamiento de los Sistemas Públicos de Salud agrava aún más una pandemia que afecta, sobre todo, a la clase trabajadora y a los sectores populares, entre ellos a los agrupados en la FUTAC, la UIS del Transporte, Puertos, Pesca y Comunicación, sectorial de la Federación Sindical Mundial – FSM.

¡No es el mercado el que puede decidir!

Somos absolutamente conscientes de esta grave crisis y como está afectando a los trabajadores del sector aéreo y aeroportuario, ya que por los aeropuertos del mundo se ha propagado fuertemente el coronavirus, donde las aerolíneas se ven obligadas a reducir la operación hasta en un 95%, lo que ha generado un fuerte impacto laboral y social en los trabajadores.

El tráfico de mercancías por carretera, ferroviario y marítimo ha sido prácticamente paralizado y tan solo se ha mantenido la actividad esencial para la distribución de alimentos y medicinas, así como productos de primera necesidad.

El transporte público de pasajeros urbanos, suburbanos e interprovinciales y metro se mantiene bajo mínima actividad laboral, con rebajas salariales y despidos arbitrarios.

Los puertos, la marina mercante están también afectados por la pérdida de empleos. Nuestros pescadores han sido obligados a amarrar sus barcos cortando sus ingresos para mantener a sus familias.

Los trabajadores de las telecomunicaciones, en su gran mayoría, han sido forzados a trabajar desde sus casas ofreciendo sus medios personales para mantener la actividad empresarial con menor coste para la patronal y seguir aumentando sus tasas de ganancia.

A todos y todas ellas les espera un futuro incierto, unos para reiniciar su actividad laboral, otros/as ante la incertidumbre de despidos masivos. La patronal está aprovechando la crisis sanitarias del COVID 19 para readaptar las relaciones laborales, el ajuste de plantillas o la reducción de salarios y derechos.

Por otro lado, la reactivación económica se está produciendo sin las medidas mínimas de protección individual que pone en riesgo sanitario a los trabajadores y trabajadoras así como a sus familias.

La burguesía internacional sigue marcando los ritmos en el mundo laboral por la vía de nuevas leyes que se aprueban en los Parlamentos nacionales e implementadas por las policías y ejércitos nacionales.

Desde la Federación Unitaria del Transporte, Puertos, Pesca y Comunicación denunciamos enérgicamente que esta nueva crisis sanitaria está siendo manejada por quienes han sido incapaces de hacerle frente. A la nueva crisis económica del capitalismo se le quiere dar una solución capitalista, poniendo por delante la salud de las empresas a la salud de las personas. Quieren reinventar el capitalismo cuando todos los trabajadores y trabajadoras del mundo sabemos que la solución está en terminar con este sistema genocida, que pone por encima los resultados económicos a las personas.

Es necesario recuperar los Sistemas Públicos de Salud como garantes de nuestra sanidad.

Es necesario reducir las jornadas laborales sin pérdida de poder adquisitivo para repartir el empleo y las ganancias que generan.

Es necesario gravar la actividad empresarial e impedir la fuga de sus ganancias a paraísos fiscales para sufragar los Servicios Públicos.

Es necesario revalorizar la actividad de trabajadores y trabajadoras del sector que hoy son llamados héroes pero son tratados como esclavos.

Nosotros exigimos el 100% de los salarios para los días parados de cuarentena y confinamiento, que los empresarios y los gobiernos paguen por la crisis y no los trabajadores.

Es necesario que las ayudas de los gobiernos lleguen a los trabajadores autónomos y trabajadores/as por cuenta propia para poder reiniciar su actividad con garantías y sin incertidumbres.

Es necesario, en definitiva, repensar la sociedad a la que nos ha llevado el sistema capitalista para superar este sistema criminal.

La clase obrera internacional, y entre ella la de nuestro sector, debemos alzar la voz y los brazos para diseñar un futuro que defienda nuestros intereses. Nunca como hoy hemos visto que esos intereses están enfrentados a los de la patronal internacional.

Y es en estos momentos más necesario que nunca gritar al unísono,

¡Proletarios del mundo, uníos!

 

Santiago de Chile, 24 de Abril de 2020

Fuente:

Federación Sindical Mundial