Con motivo del Día Mundial de la Salud y la Seguridad en el Trabajo 2020, el 28 de abril, en medio del estallido de la pandemia de COVID-19, la Federación Sindical Mundial reitera su demanda de medidas inmediatas de protección total contra COVID-19 en los lugares de trabajo para todos los trabajadores.

 Cada año, 6.300 personas pierden la vida debido a “accidentes” ocupacionales, la mayoría de los cuales son crímenes de empleadores, mientras que más de 2.3 millones de muertes de trabajadores ocurren por enfermedades relacionadas con el trabajo. 317 millones de “accidentes” tienen lugar anualmente en los lugares de trabajo. Este año, los trabajadores también se enfrentan a la amenaza de la pandemia COVID-19 que se propaga rápidamente dentro de oficinas, fábricas, almacenes, minas, cruceros y otros lugares de trabajo abarrotados, o el transporte público que los trabajadores usan para ir a su trabajo. Decenas de miles de trabajadores han sido infectados y miles de ellos han muerto debido a la trágica falta de medidas de salud y seguridad, equipo de protección personal, distancia de seguridad. La demora o la negación de los estados capitalistas y los empleadores de cerrar grandes unidades de producción donde los trabajadores se apiñan tuvieron resultados trágicos en el norte de Italia, en los Estados Unidos, en Turquía y en muchos otros lugares, y ahora están comenzando a reabrirlos. Incluso los trabajadores que están en la primera línea de la lucha contra la pandemia del coronavirus, los médicos, las enfermeras, el personal de atención médica y el personal de otros servicios insustituibles, quedan desarmados, con una escasez trágica en el EPP adecuado, equipos y estructuras médicas adecuadas, sistemas de salud pública enfermos con personal escaso, lo que, entre otros, resultó en la infección de un alto porcentaje de médicos y personal sanitario.

En el sistema capitalista explotador donde las ganancias de los monopolios siempre están por encima de la salud de los trabajadores, donde la salud se trata como un costo, donde la investigación científica se rige por los antagonismos de las industrias de la salud, los trabajadores y los estratos populares son los primeros en pagar el precio en general y durante esta crisis pandémica en particular. La Federación Sindical Mundial, sus 100 millones de miembros militantes que trabajan y luchan en 132 países del mundo, insta a todos los trabajadores a continuar y fortalecer nuestra lucha por medidas de salud y seguridad en los lugares de trabajo, por una vacuna gratuita y segura para los pueblos, para Servicios de Salud Públicos Gratuitos y de Alta Calidad, médicos dentro de los lugares de trabajo.

¡Salud y seguridad de los trabajadores sobre las ganancias!

El Secretariado

Fuente:

Federación Sindical Mundial