Por un nuevo sistema de salud público, único, universal, gratuito, democrático, descentralizado e inclusivo

El actual Sistema, se denomina Sistema Nacional Coordinado y Descentralizado de Salud y tiene por finalidad coordinar el proceso de aplicación de la política nacional de salud. Está conformado por el Ministerio de Salud, el Seguro Social de Salud (EsSalud), los servicios de Salud de las Municipalidades, las sanidades de las Fuerzas Armadas y Policía Nacional, los servicios de salud del sector privado, las universidades y la sociedad civil organizada.

EsSalud tiene a su cargo el Régimen Contributivo de la Seguridad Social en Salud, que fue creado sobre la base del ex Instituto Peruano de la Seguridad Social (IPSS), adscrito al Sector Trabajo y Promoción del Empleo. Su cobertura, se complementa con los planes de salud, brindados por las Entidades Prestadoras de Salud (EPS).

El Ministerio de Salud tiene a su cargo el régimen estatal, a través del Seguro Integral de Salud (SIS). El SIS está dirigido en principio a las personas no aseguradas y, en especial , a quienes están en situación de pobreza y extrema pobreza. El SIS, se financia con recursos ordinarios provenientes del Presupuesto General de la República.

La cobertura al acceso a la salud garantizada refleja los extremos a los que ha llegado nuestro país quedando en ser uno de los países con menor cobertura de toda la región. La cobertura en pensiones es menor aún, solo cubre al 13% de la PEA. La seguridad social en el Perú no es universal ni solidaria. El sistema de la salud es segmentado desarticulado. El seguro integral de salud (SIS) no es integral, actualmente está desfinanciado, reflejándose ello en el desabastecimiento de medicinas y en la falta de equipos y personal médico, sobre todo en las zonas rurales de nuestro país, concentrándose el gasto de salud en los sectores de mayores ingresos.

En relación a los recursos de Salud, respecto a los establecimientos existe un predominio del MINSA, en la provisión de los servicios básicos de salud, concentrando el 96% de los puestos de salud y el 57% de los centros de salud, además de concentrar un tercio de los hospitales. Una gran parte los hospitales o institutos de alta complejidad, pertenecen al sector privado (208 hospitales o institutos), mientras que EsSalud concentra a 78 hospitales o institutos. El número de camas por cada 10,00 habitantes, es de 15 o 16. La disponibilidad de profesionales de la salud, del MINSA y de EsSalud, por cada mil habitantes, es de 6,4 médicos; 6,7 enfermeras, 2,7 obstetras y 0,8 odontólogos.

En cuanto a la descentralización de la salud, esta abarcó la transferencia de funciones de salud, vinculadas con la atención primaria, hacia los gobiernos locales. Esto comenzó a desarrollarse en 2007 mediante la aplicación de programas piloto. La reforma de la descentralización, implica un flujo directo del MEF hacia las regiones, lo que ha disminuido el papel del MINSA en la administración del presupuesto en salud. Un déficit importante que se pone de manifiesto es la falta de sistemas de monitoreo para evaluar la calidad de los servicios, la necesidad de fortalecer los recursos humanos en los niveles descentralizados así como los recursos tecnológicos y también el acompañamiento de la transferencia de responsabilidades de gasto con recursos.

Con el régimen aprista, se promulga la ley 29344 , que establece el marco del Aseguramiento Universal en Salud AUS, con el fin de consolidar su sistema segmentado y fraccionado de salud y “garantizar” el aseguramiento universal. Al efecto se definieron las siguientes instituciones aseguradoras o IAFAS: Seguro Integral de Salud SIS, EsSalud, Sanidades de las Fuerzas Armadas y Policiales y las instituciones del sector privado. Estableciéndose el plan esencial de aseguramiento (PEAS), que viene a ser una lista de condiciones asegurables e intervenciones como cobertura básica no integral a diferencia de la cobertura para EsSalud que es mas integral, este PEAS fue diseñado de acuerdo al mandato del banco mundial y de USAID, el año 2011

ANÁLISIS Y PROPUESTA

La salud es uno de los elementos esenciales de la dinámica de cualquier sociedad. Al respecto, es un requisito indispensable, contar con un Sistema de Salud a la altura de cualquier nación desarrollada. Como lo refiere ALAMES – Asociación Latinoamericana de Medicina Social- el feroz ataque privatizador sobre los servicios de salud y el desmantelamiento que han sufrido los Sistemas de Salud Públicos, por parte de los gobiernos neoliberales, entorpeciendo y/o debilitando su capacidad de respuesta ante epidemias como el caso COVID-19 o desastres, como lo evidencia la gravísima situación de USA, el país que se puso como modelo de la salud bajo la forma de un mercado de seguros.

La cobertura al acceso a la salud garantizada refleja los extremos a los que ha llegado nuestro país quedando en ser uno de los países con menor cobertura de toda la región. La cobertura en pensiones es menor aún, solo cubre al 13% de la PEA. La seguridad social en el Perú no es universal ni solidaria. El sistema de la salud es segmentado desarticulado. El Seguro Integral de Salud (SIS) no es seguro ni integral y actualmente está desfinanciado, reflejándose ello en el desabastecimiento de medicinas y en la falta de equipos y personal médico, sobre todo en las zonas rurales de nuestro país, concentrándose el gasto de salud en los sectores de mayores ingresos.

A continuación, detallamos las principales fallas del sistema de salud peruano:

En cuanto al gasto en salud, es sumamente reducido. El gasto de bolsillo es excesivo y una parte importante del mismo, está destinada a la compra de medicamentos y servicios de diagnóstico;

Los recursos humanos y de infraestructura con que cuenta el Sector Salud, son insuficientes y dispersos institucionalmente. La disponibilidad de recursos, tiene grandes brechas regionales.

El Aseguramiento Universal en Salud AUS, es una política neoliberal en Salud porque: focaliza a la población; porque no regula el sistema de salud; porque no propende realmente a la atención integral de la salud; y, porque no transforma el sistema de salud segmentado y fragmentado, es la continuidad del anterior régimen, no garantiza la universalidad de la cobertura, es parcial y su cobertura es limitada . Esta reforma neoliberal, se caracteriza porque introduce la competencia y el mercado monopólico, introduce la mercantilización, a través del aseguramiento (AUS), con múltiples administradoras de fondos, compradores de servicios y proveedores de servicios.

El Sistema de Salud Peruano, debe ser Único, Universal, Gratuito, Democrático. Descentralizado e Inclusivo. Para su diseño, el Sistema de Salud debe poseer principios entre ellos, pueden destacarse: el libre acceso de todos los ciudadanos a los niveles de atención con calidad, integral, potenciado por la gratuidad de todos sus servicios. Debe caracterizarse por la aplicación de las innovaciones científico-tecnológicas obtenidas en pro de la elevación de la calidad de vida.

Al efecto consideramos que es una obligación del Estado incorporar un esquema de seguridad social apropiados para la gran masa de trabajadores desprotegidos, bajo la constitución del Sistema Único de Salud. Es evidente que los trabajadores excluidos merecen de un esquema de seguridad social que proporcione servicios de salud, muerte e incapacidad. La interacción entre el gobierno central o regional, organizaciones sociales tales como los Sindicatos y otras Organizaciones de pacientes o asegurados. Resulta de especial importancia en la creación y consolidación de nuevos esquemas de seguridad social para el sector informal.

Para este efecto, el Estado debe también contribuir económicamente para cubrir aquel el déficit de la brecha que impide que los sectores excluidos, que en nuestro país son inmensamente mayoritarios, puedan incluirse en el sistema regular, mediante un plan de largo plazo que debe tener como objetivo establecer líneas de política de cambio del sistema de seguridad social vigente por otro sistema único de seguridad social, que incluya un modelo integral de prestaciones de salud y de pensiones, equitativo, solidario y universal. Este sistema que debe obedecer a un modelo distinto, debe construirse con la participación de la población organizada, que tenga injerencia en su Gestión y Rectoría. Otros Programas priorizados de Salud deben estar relacionados especialmente, con la prevención y tratamiento de enfermedades transmisibles y la atención integral al adulto mayor.

Fuente:

Partido Comunista del Perú – Patria Roja