A pocos días de que se promulgara la polémica ley impulsada por el Gobierno de Piñera, muchos grandes empresarios incluso multinacionales como Starbucks, corrieron a acogerse a esta nueva normativa, desatando una ola de suspensión de contratos pues ya son más de 23 mil las empresas que se han acogido, de acuerdo a datos de la autoridad. Y al parecer, ha sido tanto el descaro que la propia ministra del Trabajo y Previsión Social, María José Zaldívar tuvo que salir este lunes a advertirles a los empresarios los límites de esta ley, señalando que quedan al margen, las empresas que están teniendo los mismos ingresos y que están funcionado bajo modalidad de teletrabajo aunque en un medio de comunicación ya había asegurado la semana pasada que nunca estuvo puesto el énfasis solo en las Pymes.

De ahí que entonces quedara también la puerta abierta a las grandes empresas de poderosos grupos económicos como Cencosud controlado por el multimillonario Horst Paulmann o el grupo de la familia Calderón, dueños de Ripley quienes también quieren ampararse en esta ley. No obstante, cuesta creer que estos grandes empresarios no tengan las espaldas financieras suficientes como para sostener los salarios de sus trabajadores.

Es por ello que la presidenta de la CUT, Bárbara Figueroa, junto con recordar los argumentos que dieron en su momento para oponerse a este proyecto de ley, hizo este lunes un llamado al Parlamento a corregir esta ley, escuchando de primera fuente a los trabajadores y trabajadoras.

“Y hoy, cuando las comisiones de Trabajo y el Parlamento están revisando, producto de la imperfección que tiene la ley, una norma supletoria, exigimos que tanto la Comisión de Trabajo de la Cámara de Diputados como la Comisión de Trabajo del Senado sesionen de manera conjunta para escuchar a los trabajadores, para escuchar a los sindicatos para conocer de primera fuente los abusos que hoy en la mañana, incluso, ha reconocido la ministra del Trabajo, o sea, estamos ante una norma que nació como abuso y que hoy simplemente se está concretando”.

Insistiendo en que hoy: “…existe la posibilidad de revisarla y nosotros llamamos a que eso se haga de manera veloz en el Parlamento, se corrija la ley (…) para impedir el uso abusivo de esta norma y que hagan todas las correcciones ahora, que se puede hacer y que se está discutiendo en el Parlamento, que se invite a los dirigentes sindicales a escuchar estos relatos y se puedan conocer de primera fuente los mayores abusos que se están cometiendo y se puedan corregir”. Al tiempo que también formuló el llamado: “…a los empleadores a no someter a los trabajadores a presiones indebidas porque son abusivas”.

Es por eso que concluyó que hoy: “Existe una gran oportunidad en esta ley mixta, en este acuerdo de ley corta, y que está en Comisión Mixta, para que se escuche a los trabajadores y no solo se hagan correcciones formales a la ley, sino que se resguarde la integridad de los trabajadores que hasta ahora no ha sido resguardada”.

Fuente :

CUT – Central Unitaria de Trabajadores de Chile