Una serie de medidas que han decretado los diferentes niveles de gobierno. Esto una vez más buscando que la responsabilidad recaiga en lo individual, evadiendo u omitiendo a los verdaderos responsables de nuestro sistema de salud. Pues ya desde hace décadas que se ha ido desmantelando, propiciado por los intereses de los grandes monopolios y en complicidad de los gobernantes en turno para buscar privatizar el servicio de salud, como lo han hecho con otros servicios.

Con las políticas de austeridad el gobierno de la 4T esta situación se ha recrudecido, al encontrarse los hospitales con una plantilla reducida, con jornadas extenuantes aumentado la cantidad de pacientes a atener para los médicos, que evidentemente no cumple las condiciones de una atención adecuada a los derechohabientes y esto son contar a los más de 60 millones de habitantes que no cuentan con una seguridad social.

Hasta ahora ha habido protestas y denuncias de parte del personal de salud hacia los directivos de hospitales, gobiernos estatales y gobierno federal, de que clínicas y hospitales no cuenten con los materiales, equipos adecuados, ni siquiera con un protocolo de atención, es decir, “mandarlos a la guerra sin fúsil”. El mismo personal ha llegado a la situación de hacer sus coperachas para comprar sus propios insumos, e incluso de uso para cuidado personal en su centro de trabajo.

Ejemplo claro de esta situación es el hospital de la Mujer en Oaxaca, pues el 16 de marzo el Gobernador dijo que ese hospital estaba habilitado para atender los casos de CoVID que se presenten en el Estado. 16 días después fue desmentido por el secretario general del Sindicato Nacional de Trabajadores de Salud (SNTSA) Alberto Vásquez San Germán. Denunciando que se cuenta con el material y equipo, pero no tiene el recurso humano, en los hechos no opera.

Otros hospitales del estado de Oaxaca, cómo los de Tanivet, Tlaxiaco, y el de especialidades de Juchitán que estaban sin terminar se habilitaran para atender la contingencia, aun sin equipo, ni insumos o personal. En los hospitales que normalmente funcionan habilitaron pequeños espacios o bien tienen áreas comunes con otras áreas, como lo es en el Hospital de Ixtlán, en el que se designaron 4 camas totales de las 12 totales para atender a infectados de esa región.

Es clara la incertidumbre con la cual trabajarán los trabajadores de salud, sin embargo la burguesía y sus medios de comunicación masiva, siempre buscan culpar a los trabajadores de salud, cuando es claro que la ineficiencia de la atención es propiciada por los mismos directivos o gobernantes. El colapso del sistema de salud se ha dado ya de hace años y en este actual gobierno como se ha mencionado al principio se pretende eso. Esto como posible justificación de la privatización de la salud. Pues capitalistas muy cercanos a Obrador como lo es Carlos Slim, quién es parte de FUNSALUD, fundación de capitalistas que estuvo detrás de la reforma de salud con la que se beneficiaría económicamente.

Fuente:

El Comunista – Órgano del Comité Central del Partido Comunista de México