El constituyentista Pedro Carreño, afirmó que las recientes declaraciones del Secretario de Justicia de Estados Unidos de Norteamérica (EEUU), William Barr, al vincular sin pruebas al presidente de la República Bolivariana de Venezuela, Nicolás Maduro, de liderar un narco-estado, pero además de ofrecer recompensa por su captura junto a otros altos funcionarios del Gobierno Bolivariano es “una declaración de que EEUU es incapaz de derrocar la Revolución”.

Dicha aseveración la realizó a través de su programa televisivo Desenlaces, donde manifestó que en medio de la pandemia de Covid-19, EEUU insiste en materializar un golpe contra Venezuela, “levantando falsos positivos  y ofreciendo recompensas al mejor estilo del lejano oeste, como si viviéramos en la época de los vaqueros”.

Carreño afirmó que estas acciones del Gobierno estadounidense no son “nada nuevas” ya que forman parte de cinco fases del “golpe suave”:

  • la siembra de falsos positivos,
  • denuncias de supuestas violaciones a los derechos humanos,
  • calentamiento de calles,
  • guerra psicológica y
  • fractura de la institucionalidad para dar paso a una intervención militar.

En ese sentido, destacó que la Organización de las Naciones Unidas (ONU) establece en su informe anual que Colombia es el principal productor de drogas del planeta, con 213 mil hectáreas de coca, llegando a producir hasta 866 toneladas métricas al año, es decir 280 toneladas aproximadamente y junto a México, son los países con mayor número de laboratorios de estupefacientes del mundo.

Señaló que EEUU es el principal consumidor de droga y que cifras demuestran que “80 % de la droga en Colombia” va para norteamérica.

Resaltó que la misma ONU ha reconocido a Venezuela un país libre de cultivos, de laboratorios de droga, además posee el récord mundial en incautación de esta sustancia. “Allí se cae su falso positivo EEUU”, sentenció.

“Si de verdad el gobierno de Donald Trump quisiera luchar contra el narcotráfico, investigara los nexos del Gobierno colombiano con esta actividad criminal. Recordemos que el senador Álvaro Uribe Vélez en 1991, ocupaba el puesto 82 entre los cien narcotraficantes más buscados. Además, fue vinculado con la empresa Air Cargo Lines, responsable del tráfico de cocaína”, dijo.

Prensa Digital MIppCI / Prensa TVes

Fuente:

Ministerio del Poder Popular para la Comunicación y la Información (MippCI)