Una serie de opiniones divididas se han generado en Honduras con relación a las medidas económicas que el Gobierno debe adoptar para hacer frente a la crisis por el Covid-19. Sobre todo, en lo que respecta al servicio de la deuda externa, donde hay una fuerte contradicción.

La expresidente del Banco Central de Honduras (BCH), Gabriela Núñez, instó al régimen a que se olvidara de pagar la deuda externa para tener recursos y apoyar a la población.

A través de su Twitter, la exfuncionaria dijo que como “medida fuerte”, “recomiendo al Gobierno: No pagar la deuda externa para salvar la economía del país. La suspensión de pagos nos permitirá refinanciar la deuda acorde a la nueva realidad del país. Pagar cuando se pueda”.

Sin embargo, el actual presidente del BCH, Wilfredo Cerrato, ha sugerido que Honduras debe seguir cumpliendo a sus proveedores.

“Yo creo que tanto en el trabajo como en la vida uno debe honrar sus compromisos, que se cumpla la palabra o que si se compromete a algo y uno pone su firma, debe cumplirlo”, dijo Cerrato en un programa radial vespertino.

Y agregó: “Yo siento que este comportamiento abre más puertas, daba el ejemplo que si usted le presta a alguien 100 lempiras y le dice mañana que no le paga y le presta a otra persona otros 100 y le viene a pagar y al final le dice préstame 200, yo estoy seguro que usted le presta al segundo, y esto es lo que creo nos va a suceder acá”.

“Tenemos que ser responsables con nuestros compromisos Honduras nunca ha fallado en pagar sus compromisos, ni con acreedores ni con proveedores y aquí hay que aprovechar que el acceso a recurso de los bancos de desarrollo puede darse a mayores montos de lo que hemos recibido”, afirmó.

Fuente:

El Libertador