El gobernante Juan Hernández, ha emitido un decreto ejecutivo que suspende las garantías constitucionales a los hondureños, según el Gobierno como medida de prevención para evitar la propagación del coronavirus.

“Quedan restringidas, por un plazo de siete (7) días a partir de la aprobación y publicación de este Decreto Ejecutivo las garantías constitucionales establecidas en los artículos 69, 71, 72, 78, 81, 84, 93, 99, y 103 de la Constitución de la Republica”, dicta el artículo primero.

Las prohibiciones específicas son:

1)      Se suspenden labores en el Sector Público y Privado durante el tiempo de excepción;

2)      Se prohíben eventos de todo tipo y número de personas;

3)      Suspensión del funcionamiento del transporte público;

4)      Se ordena la suspensión de celebraciones religiosas presenciales;

5)      Se prohíbe el funcionamiento de los negocios incluyendo centros comerciales;

6)      Se ordena el cierre de todas las fronteras aéreas, terrestres y marítimas en el territorio nacional.

En tanto, el artículo tres del “decreto de emergencia” desglosa que la restricción a las garantías constitucionales enumeradas en el Articulo Uno del presente Decreto Ejecutivo tiene las siguientes excepciones:

1) Adquisición de alimentos, productos farmacéuticos y de primera necesidad;

2) Asistencia a centros, servicios y establecimientos sanitarios;

3) Desplazamiento al lugar de trabajo para efectuar su prestación laboral, profesional o empresarial a las industrias autorizadas en este mismo Decreto;

4) Retorno al lugar de residencia habitual;

5) Personal de la salud que asista o cuide a mayores, menores, dependientes, personas con discapacidad o personas especialmente vulnerables;

6) Desplazamiento a entidades financieras, cooperativas y de seguros;

“Igualmente, se permitirá la circulación de vehículos particulares por las vías de uso público para la realización de las actividades referidas en el apartado anterior o para el abastecimiento de combustible. En todo caso, en cualquier desplazamiento deben respetar las recomendaciones y obligaciones dictadas por las autoridades sanitarias”.

Menciona que: “La Secretaría de Estado en el Despacho Seguridad, podrá acordar el cierre a la circulación de carreteras o tramos de ellas por razones de salud pública, seguridad o fluidez del tráfico o la restricción en ellas del acceso de determinados vehículos por los mismos motivos”.

“En los mismos términos podrá imponerse la realización de prestaciones personales obligatorias, en caso de ser imprescindible para la consecución de los fines del presente Decreto Ejecutivo”, agrega.

Por otro lado, el artículo 4 del decreto establece las excepciones específicas relacionadas al comercio e industria:

1. Se exceptúa del cierre de fronteras, el ingreso de hondureños, residentes permanentes y temporales, así como cuerpo diplomático acreditado en el país el cual entrará en cuarentena obligatoria de manera inmediata a su ingreso de acuerdo a los lineamientos de la Secretaria de Salud.

2. Se exceptúan de los empleados públicos, al personal incorporado para atender esta emergencia, altos funcionarios, personal de salud, socorro, seguridad y defensa nacional, la Dirección de Protección al Consumidor, personal de aduanas, migración, puertos y aeropuertos u otro servicio público indispensable.

3. Hospitales, centros de atención médica, laboratorios médicos y veterinarias.

4. Industria farmacéutica, farmacias, droguerías y empresas dedicadas a la producción de desinfectantes y productos de higiene.

5. Transporte público por motivo de salud y el contratado por las empresas dentro de estas excepciones para movilizar a sus trabajadores.

6. Gasolineras.

7. Mercados, supermercados, mercaditos, pulperías y abarroterías.

8. Restaurantes con autoservicio quienes podrán brindar atención únicamente por ventanilla.

9. Cocinas de restaurantes que tengan servicio a domicilio y empresas que se dediquen al servicio a domicilio.

10. Hoteles para alojamiento y alimentación a la habitación de sus huéspedes.

11. Empresas de seguridad y transporte de valores.

12. Bancos y cooperativas de ahorro y crédito.

13. Tren de aseo.

14. Industria agroalimentaria incluidos centros de distribución de alimentos y     bebidas. 

15. Industria agropecuaria, labores agrícolas de recolección y empresas de agro químicos.

16. Industria dedicada a la producción de energía. 

17. Las telecomunicaciones, empresas proveedoras de internet y los medios de comunicación incluyendo radio, televisión, diarios y cableras.

18. La industria de carga aérea, marítima y terrestre de importación, exportación, suministros y puertos.

19. Transporte humanitario y suministros de agua.

Fuente:

El Libertador