“Defensores de la democracia” consuman otra tropelía, queman la casa de la hermana de Evo

La Paz, 09 de noviembre de 2019 (MC).- Grupos de vándalos, autodenominados “defensores de la democracia”, atacaron e incendiaron este sábado la casa de Esther Morales, hermana del presidente Evo Morales, y de los gobernadores de Oruro, Víctor Hugo Vásquez; y de Chuquisaca, Esteban Urquizu.

“Denunciamos y condenamos ante la comunidad internacional y pueblo boliviano que el plan de golpe fascista ejecuta actos violentos con grupos irregulares que incendiaron la casa de gobernadores de Chuquisaca y Oruro, y de mi hermana en esa ciudad. Preservemos la paz y la democracia”, denunció el Jefe de Estado mediante la red social Twitter.

Grupos violentos de activistas políticos de oposición que reivindican la “defensa de la democracia” para justificar los desmanes que cometen, atacaron el domicilio de la hermana del Jefe de Estado. No obstante, no trascendieron mayores detalles, así como del ataque al domicilio del gobernador Urquizu, en Sucre.

Respecto del asalto a la casa del Gobernador de Oruro, testigos informaron que una turba de vándalos llegó con petardos y dinamitas hasta el domicilio de la autoridad departamental, ubicado en la calle Vicuña y Potosí, al Sud de la ciudad de Oruro, y arremetieron contra el inmueble.

“Han venido personas encabezadas por universitarios en estado de ebriedad, insultando a cualquier persona que quería atajarse, hasta querían golpear a las personas que querían proteger la casa; le prendieron fuego y también se llevaron maletas, y lo que han querido, eso ya es vandalismo, es delincuencia, no es democracia”, relató con impotencia una vecina del lugar que no quiso dar su nombre por seguridad.

La mujer agregó que esos grupos llegaron de dos partes haciendo explotar petardos y dinamitas, tenían botellas de gasolina y quemaron las cosas que sacaron de la casa de la autoridad junto con llantas que trajeron consigo. “Los vecinos estamos indignados, dicen que sus movilizaciones son pacíficas, pero están jugando con las vidas humanas y realmente a nosotros nos duele”, dijo.

Tras la violenta arremetida, la vivienda de dos pisos, ubicada en plena esquina, quedo destruida por el fuego y por el vandalismo que ejerció la turba que sacó las puertas, ventanas y rompieron todo lo que encontraron a su paso.

Edgar Zenteno, otro vecino del barrio expresó su protesta, por la actitud vandálica de quienes dicen defender la democracia. “Son racistas, porque somos del campo, pero vivimos en la ciudad”, denunció.

Muchos vecinos protestaron porque fueron agredidos y amedrentados por la turba. “Al parecer fueron los que llegaron de Potosí y Sucre, todos estaban ebrios, como locos y destruyeron la casa, y dicen que sus movilizaciones son pacíficas, pero hacen lo contrario”, apuntó. 

Otra vecina, que prefirió guardar su identidad, indicó que cuando llegaron los bomberos sacaron a un jovencito de unos 15 años de la segunda planta de la casa.

Fuente:

Ministerio de Comunicación del Estado Plurinacional de Bolivia

Artículos Relacionados