60 años de la Revolución Cubana equivalen a 60 años de hostilidad estadounidense

La Habana, 21 de octubre de 2019.- Los 60 años de la Revolución Cubana equivalen a 60 años de hostilidad de los Estados Unidos contra la Isla, afirmó hoy el Doctor Carlos Fernández de Cossío, director general de Estados Unidos en el Ministerio de Relaciones Exteriores, como parte de su ponencia en el foro Cuba en Revolución: 60 años de transformaciones, realizado hoy en esta capital.

En la conferencia Los desafíos de la Revolución en el escenario internacional y el recrudecimiento de la hostilidad de Estados Unidos, el experto explicó que la razón para esa persecución es muy simple: la mayor de las Antillas constituye un reto constante al esquema liberal impuesto en el continente, y defiende un proyecto soberano y con libre autodeterminación.

Mencionó que el principal instrumento político y jurídico que rige la política de EE.UU. contra Cuba es la Ley Helms- Burton, marco legislativo aprobado en 1996, momento en que muy pocos apostaban por la supervivencia del proceso revolucionario antillano.

Sobre esta, Fernández de Cossío dijo que se sustenta en dos grandes mentiras: que Cuba constituye una amenaza para la seguridad nacional de los Estados Unidos; y que las nacionalizaciones llevadas a cabo en los años posteriores al triunfo del Primero de Enero eran ilegales, indebidas e ilegítimas.

Al valorar las consecuencias de la Ley, señaló que esta establece una internacionalización del bloqueo económico, comercial y financiero, y hace que el resto de los países se sumen a las medidas coercitivas, a la vez que obliga al gobierno estadounidense a destinar cada año cifras millonarias para el financiamiento de la subversión.

De igual forma, apuntó que la Helms-Burton  establece una codificación del bloqueo, al permitir que todas las normativas aprobadas antes de 1996 contra la Isla quedaran escritas en Ley y no puedan ser modificadas sin actividad del Congreso.

Informó que en el último año las medidas de internacionalización del bloqueo han apostado por obstaculizar el comercio de Cuba con terceros países, ya que desde estos no se puede exportar ningún bien que tenga más del 10 por ciento de participación norteamericana, ya sea con respecto a las piezas, al software o a la propiedad intelectual.

Asimismo, cada día es más difícil para la nación caribeña intercambiar con instituciones financieras, obtener créditos, hacer o recibir transacciones, y se ha intentado golpear el desarrollo del turismo, ejemplificó.

Hasta el momento, bajo el amparo de la Ley, se han presentado 20 demandas de estadounidenses contra la Isla; de ellas, cinco contra entidades, y dos empresas cubanas decidieron defenderse frente a los tribunales, anunció.

Enfatizó en que, si bien se han producido acercamientos entre los dos países, como el impulsado por la administración de Barack Obama en el 2015, mientras exista la Helms-Burton no es posible esperar a ver un escenario real y sostenible para las relaciones bilaterales.

Para el experto, que haya receso en la hostilidad no es probable por el momento, teniendo en cuenta de que la posible reelección de la actual presidencia –en el 2020- depende del voto electoral del estado de la Florida, cuyos grupos de poder demandan agresiones para Cuba y la nación hermana Venezuela.

A ello se añade que, de manera general en la nación norteña hay una tendencia a favorecer las relaciones con Cuba, por lo que la única forma de establecer el anhelado distanciamiento –para el gobierno- es poniendo obstáculos.

Para finalizar, propuso a la audiencia reflexionar sobre qué pasaría en cualquier país del mundo, con una economía más desarrollada y con recursos naturales por explotar, si tuvieran que sufrir durante un periodo las presiones de los Estados Unidos. ¿Sobrevivirían?, preguntó.

(Cubaminrex-ACN)

Fuente:

Cuba vs. Bloqueo

Artículos Relacionados