El Presidente de los Consejos de Estado y de Ministros, Miguel Díaz-Canel Bermúdez, aseguró este jueves que el país ha ido remontando la situación con el desabastecimiento de combustible, sin aplicar medidas extremas que dañen al pueblo.

En un recorrido por Sancti Spíritus, Villa Clara y Cienfuegos, que completa las visitas a las quince provincias cubanas por parte de varios miembros del máximo órgano de Gobierno, el Jefe de Estado apuntó que ello ha sido posible porque nuestro pueblo está en el bando de los que aman y construyen.

Como hizo en el resto del país, el mandatario compartió con los principales dirigentes de las provinciales centrales conceptos y estilos de trabajo que deben prevalecer ante la coyuntura económica que atraviesa la nación, generada por el   ensañamiento del Gobierno de Estados Unidos contra la Revolución, arreciado en los últimos tiempos por la presión a  navieras y agencias aseguradoras para que no transporten combustibles hacia puertos de la Isla.

Al respecto, Díaz-Canel comentó en esos encuentros que, ante el intento de asfixiar la economía nacional, la población cubana se ha crecido y ha participado. “De lo que explicamos en las Mesas Redondas a lo que se ha logrado existe un gran trecho”, consideró. Se ha trabajado con responsabilidad y compromiso, ha brotado la sensibilidad, se han desempolvado medidas que surgieron durante el Periodo Especial y se ha demostrado cuánta potencialidad hay en el ahorro y en el aprovechamiento de la creatividad de nuestro pueblo, dijo.

El Presidente se refirió en las tres provincias a la importancia de la preparación política e ideológica de los dirigentes. Si no se comprende el origen perverso de la situación que enfrentamos, consideró, es difícil que se puedan defender las medidas, se  estaría actuando como autómatas. Cuando un cuadro está comprometido con la Revolución, añadió, sabe que tiene que trabajar distinto, sacar el extra, dar argumentos, ser sensible y relacionarse de manera directa con la gente.

Va más allá de ahorrar unos litros o toneladas de combustible, aclaró, estamos defendiendo la soberanía, la independencia, la dignidad. “Estamos desbaratando los planes imperiales, estamos desbaratando la imposición de esa plataforma de coloniaje neoliberal que nos quieren imponer”, subrayó.

El mandatario destacó que haber logrado que el país no se apagara en medio de las restricciones de combustible es una tarea de titanes, una verdadera proeza del pueblo y de todos los que han trabajado para ello.

Aseguró que en Cuba no se aplicarán medidas neoliberales. En situaciones similares en otros países suben los precios de los combustibles, las tarifas de electricidad, del transporte, pero aquí todo ha funcionado con solidaridad y empuje. No se han cerrado las escuelas y eso nada más pasa en este país. Por eso a Cuba hay que defenderla con la eficiencia en todos los procesos, argumentó Díaz-Canel.

En cada uno de los territorios, el Presidente de los Consejos de Estado y de Ministros ponderó el papel de los jóvenes que respondieron inmediatamente a la convocatoria del país. Eso se multiplicó por toda Cuba, con buenas experiencias en el apoyo a la campaña antivectorial, la agricultura, el control económico y el ahorro de electricidad. La energía y el compromiso de los jóvenes, acotó, renueva ambientes y soluciones.

Díaz-Canel habló de no detener, en lo posible, programas fundamentales como el de la vivienda; no declarar trabajadores interruptos, sino hacer cambios de labor; no permitir la subida de precios, el acaparamiento y la especulación; mantener una actitud de austeridad y ahorro, porque “ahorrar no es dejar de hacer, sino hacer más con lo que tenemos”, aclaró.

“En estos días lo que hemos observado es una perceptible y poderosa mayoría del pueblo cubano, que con lo que hace eleva la autoestima nacional y energiza más que cien barcos de combustible”, señaló el Jefe Estado al término de su visita a Cienfuegos. Lo que hemos visto en el recorrido, añadió, es un pueblo que sigue las noticias, analiza el contexto, condena el abuso y ofrece ideas ante la nueva vuelta de tuerca del imperio.

Fuente:

Partido Comunista de Cuba