El Fiscal General de la República, Tarek William Saab, denunció que el bloqueo económico y financiero que aplica el gobierno de los Estados Unidos contra la República Bolivariana de Venezuela busca que se produzca una explosión social que justifique una intervención extranjera.

Así lo afirmó durante la ponencia denominada “Bloqueo Contra Venezuela: Una Agresión Criminal”, celebrada este martes desde la sede la Academia Militar del Ejército, en Caracas.

En su disertación, el Fiscal General citó el informe publicado el pasado 25 de mayo por el Centro de Investigación Política y Económica, institución con sede en Estados Unidos, que concluye que las sanciones aplicadas al país, por el gobierno de Donald Trump, habrían ocasionado la muerte de unas 40 mil personas.

“Las sanciones han reducido la disponibilidad de alimentos y medicamentos, además de aumentar las enfermedades y los índices de mortalidad. Lo dicen los propios estadounidenses. Proyectan que la continuidad del bloqueo generará más muerte”, agregó el titular de la acción penal.

En tal sentido, añadió en su discurso que las sanciones ponen en peligro la vida de al menos 300.000 personas más, al limitar considerablemente la disponibilidad de elementos necesarios para la subsistencia.

Además, Saab consideró que “el bloqueo ha alejado inversionistas y poderosas corporaciones dispuestas a hacer transacciones con nuestro país. Hemos tenido que inventar y sobrellevar esta situación tremenda».

El alto funcionario acotó que los ataques contra la economía venezolana han generado pérdidas por los 116 mil 376 millones de euros, de acuerdo con estimaciones del Ministerio del Poder Popular para las Relaciones Exteriores.

A su vez, recordó que Venezuela tiene retenidos cuatro mil 883 millones de euros en bancos internacionales. Dichos fondos son destinados principalmente a la compra de alimentos, medicamentos y materia prima para el funcionamiento de la industria nacional.

Recordatorio

El Fiscal General recordó que las medidas de asfixia económica contra el país iniciaron el 18 de diciembre de 2014, cuando el Congreso estadounidense aprobó la Ley 113-278, que prohíbe a cualquier persona o institución realizar negocios con el Estado venezolano, incluidas instituciones como Petróleos de Venezuela o el Banco Central de Venezuela.

Asimismo, la persecución se intensificó a partir del 8 de marzo de 2015, cuando el expresidente de Estados Unidos, Barack Obama, emitió la orden ejecutiva en la que se declaraba a Venezuela como una amenaza inusual y extraordinaria para la seguridad de su nación.

El alto funcionario destacó que sobre esa base, el gobierno de Trump “ha aplicado 150 medidas coercitivas unilaterales para derrocar al gobierno legítimamente constituido del presidente Nicolás Maduro”.

Señaló que estas acciones “buscan, además del petróleo, restringir la comercialización del oro venezolano en el mercado internacional. Esas sanciones económicas no son individuales. Son un castigo para el pueblo”, precisó la máxima autoridad del Ministerio Público.

Conciencia y resistencia

Tarek William Saab hizo un llamado a toda la población sobre “lo que significan estas circunstancias para la paz de la República y lo que están buscando con esto. No sólo robarnos, sino que se produzca una explosión social que precipite una guerra entre venezolanos y justifique una intervención extranjera, el derrocamiento y la destrucción de las instituciones venezolanas”

Tomó como ejemplo lo ocurrido en naciones como Irak, Libia y Afganistán: “Sangre, ruina, dolor y lágrimas. Eso no lo vamos a permitir. Vamos a resistir, vamos a luchar, a ser inteligentes, tener la fuerza de levantarnos de las cenizas y decir que pudimos derrotar el bloqueo criminal del imperio más poderoso de la Tierra”.

Posterior a su intervención, el Fiscal General recibió un reconocimiento por parte de las autoridades la Universidad Militar Bolivariana de Venezuela y los cuerpos castrenses que acudieron a la ponencia.

Prensa Digital MippCI

Fuente:

Ministerio del Poder Popular para la Comunicación y la Información (MippCI)