La Paz, 28 de enero de 2019 (ABI/MC).- Al menos 1.000 efectivos de las Fuerzas Armadas iniciaron la noche de este lunes un operativo para recoger cientos de toneladas de basura acumulada por más de 13 días en esta ciudad, luego de que el presidente Evo Morales viabilizó una solución al conflicto entre las alcaldías de La Paz y Achocalla, tras el deslizamiento del botadero de Alpacoma.

«Lo que corresponde ahora es levantar la basura en toda la ciudad de La Paz (…) Tenemos un total de 1.000 efectivos a disposición con volquetas, retroexcavadoras y con material suficiente para resguardar la salud de los soldados», dijo el ministro de Defensa, Javier Zabaleta, en una improvisada conferencia de prensa. 

El lunes por la tarde, la intervención del presidente Morales en la crisis edil entre los municipios de La Paz y Achocalla posibilitó el acuerdo, tras una reunión con los alcaldes Luis Revilla y Damaso Ninaja, además de vecinos y otras autoridades en la residencia presidencial.

Los efectivos militares munidos de palas, barbijos y escobas, entre otros implementos, iniciaron el trabajo de recojo de más de 1.500 toneladas de basura que se acumularon en distintas zonas y barrios de La Paz, constató un periodista de la ABI. 

«A medida que necesitemos más efectivos, vamos a incorporar a la cantidad que sea necesaria. El objetivo es que mañana en la mañana la ciudad ya esté limpia», señaló Zabaleta. 

El titular de Defensa explicó que ese trabajo se realizará por cuadrillas en coordinación con la empresa encargada del aseo urbano ‘La Paz Limpia’ y funcionarios del Gobierno Autónomo Municipal de La Paz.

Fuente:

Ministerio de Comunicación del Estado Plurinacional de Bolivia