A través de  una declaración, la diputada alemana, Heike Hänsel, instó al gobierno alemán a no reconocer a un contra presidente no electo en Venezuela y rechazó las flagrantes amenazas de una acción militar contra el país caribeño. Resaltó que “Alemania en puede convertirse en cómplice silenciosa de la despiadada y peligrosa política de cambio de gobierno de los EE.UU.

A continuación la Declaración de la diputada:

«El Gobierno federal debe condenar el intento de golpe de Estado en Venezuela. En el Consejo de Seguridad de la ONU, el Ministro Federal de Asuntos Exteriores, Heiko Maas, debe rechazar estrictamente el reconocimiento contrario al derecho internacional que hace el Presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, a un contrapresidente no electo y las flagrantes amenazas de una acción militar contra Venezuela. Alemania no puede convertirse en cómplice silenciosa de la despiadada y peligrosa política de cambio de gobierno de los EE.UU. en América Latina, explica Heike Hänsel, vicepresidenta del grupo parlamentario DIE LINKE en el Bundestag.

La experta en política exterior continúa: «La oposición invoca erróneamente la supuesta vacante de la presidencia en la declaración de un contrapresidente porque hay un gobierno legítimo encabezado por el Presidente Nicolás Maduro, que ha sido reconocido por la mayoría de los Estados miembros de la ONU. Este gobierno surgió de unas elecciones en las que, por cierto, también participaron opositores al gobierno en mayo de 2018. Sin embargo, Estados Unidos y los gobiernos cercanos siguen reconociendo sólo a aquellas partes de la oposición que están presionando para que se intensifique la escalada y para que, posiblemente, se produzca un cambio violento de gobierno.

Condenar esta flagrante violación de las normas democráticas no implica no ser críticos con el presidente Maduro y el Gobierno venezolano ante la grave crisis económica y social del país y el cuestionable establecimiento permanente de una Asamblea Constituyente. El reconocimiento de un presidente autoproclamado es contrario a cualquier principio democrático básico y socava el derecho internacional vigente. Venezuela no necesita una escalada, sino una mediación entre los campos políticos para crear las condiciones para hacer frente a los problemas sociales».

Fuente:

Ministerio del Poder Popular para Relaciones Exteriores de la República Bolivariana de Venezuela