La Paz, 30 de diciembre de 2018 (MC).- El vicepresidente Álvaro García Linera proyectó que el 2019 será un buen año económico para Bolivia, que el litio será el boom continental, la agricultura tendrá un nivel de expansión extraordinario por la demanda de los mercados interno y externo, lo que también favorecerá a los sectores de las manufacturas, transporte y comercio.

Las afirmaciones fueron realizadas durante su participación en el programa “El pueblo es noticia”, que fue difundido simultáneamente este domingo por la Red Patria Nueva y el canal estatal de televisión Bolivia TV, en donde realizó una evaluación de la gestión de Gobierno en 2018.

“El 2019 promete ser un buen año económico, se espera que la Pachamama será nuevamente beneficiosa con los bolivianos, el litio será el boom continental, la agricultura tendrá un nivel de expansión extraordinario por las demandas del mercado interno y externo, y alrededor de esto la manufactura el comercio y el transporte tendrán un jalón extraordinario”, sostuvo.

En su criterio y de acuerdo a los 10 logros alcanzados durante este año que permitieron ubicar al país como el campeón en el crecimiento a nivel de Sudamérica, se espera que el 2019 sea un mejor año que el 2018 y eso está garantizado.

Según la autoridad, esto puede verse con las proyecciones emitidas por los organismos financieros internacionales que ya ubicaron a Bolivia en el primer lugar en crecimiento económico compitiendo con Paraguay.

García Linera ponderó que en 2016 el crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB) fue de 4,3%, en 2017, 4,2%; en 2018, 4,7%; y la proyección para 2019 es de 4,3% de acuerdo a los índices establecidos por organismos internacionales.

Según estas proyecciones publicadas por el Banco Mundial se estima que Bolivia estaría ocupando el segundo lugar en crecimiento durante 2019, con 4,3% después de Paraguay que alcanzaría el 4,8%. “Siempre nos hacen competir con Paraguay a principios de año y en junio ya nos desprendemos y subimos”, dijo el Segundo Mandatario del país.

Respecto del litio, el Vicepresidente indicó que la industrialización del litio comenzará tener sus efectos multiplicadores en la economía boliviana a partir de 2023 y subrayó que las reservas bolivianas permiten asegurar que tenemos litio para los siguientes 2.000 años.

García Linera explicó que de acuerdo a las proyecciones se generará  una cadena de 14 industrias ubicadas entre Uyuni, Pastos Grandes y el salar de Coipasa, y destacó que actualmente ya se cuenta con las dos empresas bolivianas que trabajan en el salar de Uyuni,

“Ya se hicieron las piscinas del litio, una planta de cloruro de potasio y la de carbonato de litio, con una inversión de 740 millones de dólares”, recordó.

A esto se debe sumar la constitución de una empresa mixta entre el Estado y un consorcio alemán para la construcción de plantas de producción hidróxido de litio, sulfato de potasio, hidróxido de magnesio, sulfato de sodio, cátodos y baterías en Uyuni, con una inversión de 1.200 millones de dólares.

“De manera muy directa quieren saber lo que va a pasar a la clase media si cambiamos de política económica, miren a los vecinos”, advirtió el Mandatario de Estado.

Sin embargo, García Linera fue contundente al señalar que para que Bolivia continúe creciendo y consolide el desarrollo, social económico y político alcanzado en estos últimos 12 años, las y los bolivianos deben preservar el actual modelo económico.

“Quieren saber lo que le va a pasar a la clase media boliviana si es que no mantenemos el rumbo actual, miremos a los países vecinos, habrá subida de tarifas, se privatizará el agua y la electricidad, se entregarán los recursos a los extranjeros, y estos se lo llevaran como lo han hecho siempre. Es la triste historia desde tiempos del Virrey Toledo hasta el gobierno de Gonzalo Sánchez de Lozada, y en el país quedaremos con la pobreza de fotito de estampa”, alertó.

En ese contexto, señaló como otra de las consecuencias si es que se elimina el actual modelo de desarrollo será la eliminación de todos los bonos sociales y la reducción de los salarios, porque los bonos se pagan de los excedentes que generan las empresas del Estado. 

La autoridad aseguró que los bonos en la actualidad son sostenibles. Es más, dijo que en plena crisis continental el Gobierno creó el bono de apoyo a las madres con un subsidio familiar, mientras que en el resto del continente se estaban reduciendo los salarios, elevando las tarifas y congelando los ingresos de los jubilados.

Finalmente apuntó que en 2019 se tiene previsto trabajar durante los 365 días del año. “Vamos a trabajar intensamente para que lo que hemos sembrado se coseche, pero esta es una cosecha de largo aliento”, dijo.

Fuente:

Ministerio de Comunicación del Estado Plurinacional de Bolivia