El político de extrema derecha se casó tres veces. De 1993 a 2001, con la concejala Rogéria Nantes Nunes, con quien tuvo tres hijos: Eduardo Bolsonaro, reelecto diputado federal en la última disputa, Flávio Bolsonaro, electo senador, y Carlos Bolsonaro, concejal de Rio de Janeiro. Después de separarse, se casó con Ana Cristina Vale, con quien tuvo otro hijo, Renan Bolsonaro, de 20 años. En 2013, se casó con Michelle de Paula Firmo Reinaldo, con quien tiene una hija.

A lo largo de sus siete mandatos en el Congreso, consiguió aprobar apenas dos proyectos aprobados: una propuesta que extendía el beneficio de exención del Impuesto sobre el Producto Industrializado (IPI) a bienes de informática y un proyecto de ley que autorizaba el uso de la llamada “pastilla del cáncer” — prohibida posteriormente por el Supremo Tribunal Federal (STF). El presidente electo tiene al General Hamilton Mourão como vicepresidente.

Al declarar su voto a favor del proceso de impeachment de la ex presidenta Dilma Rousseff, el entonces diputado federal hizo un homenaje al coronel Carlos Alberto Brilhante Ustra, llamándolo “el pavor de Dilma Rousseff” — por haber comandado las sesiones de tortura contra la ex presidenta, presa durante la dictadura militar.

Desde el comienzo de las elecciones, Bolsonaro fue blanco de la campaña #EleNão, que movilizó millones de personas por todo el país. El militar retirado es conocido por sus posiciones polémicas, como, por ejemplo, la defensa de los militares, del porte de armas, además de declaraciones prejuiciosas y discriminatorias contra negros, mujeres y homosexuales.

En la recta final de la segunda vuelta, un reportaje investigativo publicado por el periódico Folha de S. Paulo denunció que empresas compraron paquetes de distribución masiva de mensajes contra el Partido de los Trabajadores (PT) en WhatsApp, beneficiando directamente a Bolsonaro.

El PT ingresó una Acción de Investigación Judicial Electoral en el TSE, para que se investigue el binomio de Bolsonaro por abuso de poder económico y uso indebido de los medios de comunicación. Si la acción llega hasta sus consecuencias finales, el mandato de Bolsonaro podría ser cesado.

Fonte:

Brasil de Fato