El coordinador federal de Izquierda Unida, Alberto Garzón, considera que “debe prohibirse” la venta de armamento a la dictadura de Arabia Saudí, en el marco del simple cumplimiento de las propias leyes españolas en esta materia. Garzón apunta que exigir que se cumpla la ley en materia de defensa de los Derechos Humanos es “perfectamente compatible” con “no dejar tiradas a las familias que trabajan en estos astilleros”, en referencia a los trabajadores de Navantia.

El máximo responsable de IU ha recordado que los astilleros españoles “no sólo construyen buques de guerra”, por lo que ha destacado especialmente que para preservar su carga de trabajo futura se debe crear una “cláusula específica” para “proteger a las principales víctimas” si se dejan de aceptar contratos de regímenes dictatoriales como el saudí, como son las personas que trabajan en Navantia y quienes dependen de ellos.

Garzón respondió a estas cuestiones planteadas durante una entrevista en la Cadena SER a raíz del asesinato del periodista saudí Yamal Jashogi, un crimen supuestamente ordenado por las más altas instancias del Gobierno de este país, tal y como apuntan las distintas investigaciones abiertas que recogen los medios.

Alberto Garzón señaló que nos enfrentamos a una cuestión compleja que tiene que ver con la ética y la política internacional, al tiempo que indicó que no se puede tener un sector estratégico como el de la construcción naval con una dependencia “íntegra y económica de una dictadura”, como es el caso de Arabia Saudí.

Fuente:

Izquierda Unida