(LA PAZ).- “Si por proteger a los niños, hablar en favor de los pobres, luchar por los campesinos, los obreros voy a tener que recibir el insulto de una pequeña minoría que tiene recursos, estoy dispuesto a sufrir nuevos agravios porque no va a cambiar mi forma de ser”, dijo el vicepresidente del Estado, Álvaro García Linera, hoy, a los periodistas, después del inicio del pago del bono “Juancito Pinto”, en la ciudad de La Paz, en referencia al ultraje que sufrió el pasado viernes cuando una mujer le escupió al salir de la clínica Foianini, a donde acudió para conocer el estado de salud de los afectados por la explosión de un gasoducto, en Villamontes, Tarija.

La autoridad también manifestó ante los medios de comunicación que esta actitud vine de un pequeño grupo de personas adineradas del país y que mientras la gente humilde lo reciba con cariño, él estará feliz y que su lucha es por los pobres, humildes, niños y mujeres que requieren la atención de las autoridades.

“Siempre voy a seguir defendiendo a la gente más humilde, a los más pobres y es curioso que sea gente que tiene bastante dinero (la que haga estos agravios), mientras la gente humilde me siga recibiendo como lo hace aquí, si eso molesta a alguna gente potentada y adinerada, me tiene sin cuidado, voy a correr los riesgos que sean necesarios con tal de que la gente humilde mejore sus condiciones de vida”, reflexionó García Linera al reafirmar su convicción de lucha.

El vicepresidente fue enfático al indicar que no cambiará de actitud ni de forma de pensar, pese a cualquier situación adversa que se le pueda presentar.

Fuente:

Vicepresidencia del Estado Plurinacional de Bolivia