Palacio de Miraflores, Caracas.- Los Comités Locales de Abastecimiento y Producción (CLAP), surgen en el año 2016 como sistema de emancipación alimentaria ante la guerra económica, el subsidio directo de productos de la cesta básica, se ha convertido para muchas familias venezolanas en la alternativa acertada para apalear las estrategias de desestabilización fraguadas por el capitalismo.

 La iniciativa fue creada como modelo de producción y  distribución de los productos de primera necesidad por el Poder Popular. Este sistema consolida un trabajo mancomunado de la Revolución Bolivariana y el pueblo venezolano en aras de garantizar la alimentación a los sectores más vulnerables del territorio nacional.

Las bases populares lideran el proyecto

“Cuando se inició el proyecto de los CLAP, el gobierno revolucionario dio un paso adelante al imperio, este sistema no significa sólo un combo de comida, nos permite hacer contacto directo con la comunidad, saber cuáles son realmente sus necesidades e ir más allá de ellas”, comentó Betty Martínez, jefa de calle del Consejo Comunal, Cáceres Bello, ubicado en los Flores de Catia, Distrito Capital.

“Nunca antes un gobierno había otorgado el poder al pueblo, en la cuarta república el Poder Popular jamás lideró, hoy son las bases populares quienes construyen junto al presidente Maduro el futuro de Venezuela, el

CLAP no es sólo un proyecto, es el mejor camino hacia una sistema de alimentación próspero”, expresó la Jefa de calle.

En la comunidad 366 familias son beneficiadas y en articulación con la Comuna Los Flores en Revolución prevé realizar proyectos socio productivo para garantizar los rubros de primera necesidad.

Alcance a todos los sectores sociales

“Sin importar el sector en que vivas el beneficio ha tocado la puerta de todos los hogares del país, en los CLAP no te diferencian por la tolda política a la que pertenezcas”.

“Es un sistema que es para todos los venezolanos, no es un beneficio exclusivo para quien tenga Carnet de la Patria ni para quien sea militante del gobierno como muchos dicen”, así lo aseveró Arianne Lugo, habitante en la Urbanización Los Dos Caminos, quinta transversal, Edificio Gesealian.

“Pesé a que esta zona ha sido altamente concurrida por eventos desestabilizadores y violentos por sectores oligárquicos, no ha sido  desasistida por la Revolución Bolivariana, quienes residimos en la urbanización somos un claro ejemplo de que las políticas sociales no solo son para los más vulnerables”, enfatizó.

La joven de 30 años, comentó que en el edificio donde habita, son beneficiados por los CLAP más de 70 familias, quienes a través del Consejo Comunal “Apacuana”, en la parroquia Leoncio Martínez, reciben el beneficio al igual que las familias que residen en los edificios aledaños.

“La Revolución Bolivariana, es el camino propicio de las grandes políticas sociales, gracias a este proyecto se ha consolidado la independencia de la nación, logrando crear mecanismos propios que atienden a todos los sectores de la sociedad”, concluyó.

Instituciones públicas incorporadas en el sistema

Los CLAP además de beneficiar a las familias en las comunidades también han alcanzado un auge importante en los sectores de la clase obrera del país, integrando a estos en un sistema de organización que garantiza la distribución adecuada en todos los centros de trabajo de instituciones públicas. 

“El CLAP obrero significa para el trabajador una gran oportunidad, pues nos garantiza el respaldo alimentario sin tener que salir fuera de las instalaciones de la institución, además nos sirve a nivel organizativo para cualquier otro beneficio que se pueda otorgar ya que toda la clase obrera posee un nivel amplio de organización”, señaló Esaú Guerrero, analista en el Ministerio del Poder Popular para Relaciones Exteriores.

Más de 2 mil empleados activos reciben en el Ministerio de Relaciones Exteriores, el beneficio del CLAP, sumándolo al que reciben sus comunidades para cubrir de esta manera la cuota alimentaria de un mes en sus hogares.

Respaldo Jurídico

En Gaceta Oficial Nº 41.330 del 29 de enero del 2018 fue publicada la Ley Constitucional del Comité Local de Abastecimiento y Producción, la cual según su artículo 1 tiene por objeto “regular la constitución, organización y funcionamiento de los CLAP (…) a fines de garantizar, la independencia, el bienestar social del pueblo, la seguridad alimentaria y el desarrollo integral de la nación.

Freddy Bernal aseguró ante la Asamblea Nacional Constituyente que la ley servirá para proteger al pueblo y combatir a los factores que distorsionan la economía nacional.

El presidente Nicolás Maduro, ha activado a través del Poder popular diversos motores productivos, en los cuales el CLAP han incursionado exitosamente entre ellos: CLAP Maternal, creado en el 2017 inicialmente para atener a 50 mil parturientas, CLAP textil mediante el cual se elaboran los uniformes escolares, CLAP Pesquero y de higiene personal.

Durante el segundo aniversario de este programa social, el Mandatario aprobó más 16 billones para fortalecer todos los sistemas y actividades socioproductivas que surjan en materia de producción y distribución de alimentos donde el pueblo es el principal protagonista.

Prensa Presidencial/ Rossy Herrera

Fuente :

Prensa Presidencial – Ministerio del Poder Popular para la Comunicación y la Información de Venezuela