Con pegatinas y pintadas, realizadas por el esforzado grupo que todavía en Jujuy desafía la represión del gobernador Gerardo Morales, amaneció ayer la ciudad capital de la provincia norteña. Recordaron, en todas las paredes de la ciudad, que Milagro Sala, principal referente opositora y del campo popular en la frontera argentina con Bolivia, lleva mil días presa sin condena, sin razones válidas y sin justicia.

En tanto, en la ciudad de Buenos Aires, miles de ciudadanos se movilizaron desde el Obelisco hasta la sede de la casa de Jujuy en la capital argentina. Con clara y contundente sencillez, presidió la marcha una gran pancarta que rezaba “Libertad a Milagro Sala”, que fue portada -entre otros- por Hugo Yasky, Andrés Larroque y Martín Sabatella.

La fecha en que se cumplen los mil días de detención de esta referente de la lucha popular y de los pueblos originarios argentinos, no puede ser más simbólica: 12 de octubre. Esta “colla”, presa por la mal llamada justicia de los blancos, celosos de su alambrado y de sus lógicas europeas de dominio, en tanto resiste con una entereza inscripta en la línea trazada por Bartolina Sisa y Juana Azurduy en la historia grande del pueblo argentino.

Desde Jujuy, en donde se prevé para el martes 16 de octubre una movilización con los mismos objetivos y reclamos que la realizada ayer en Buenos Aires, Santiago Hamud, comunista y dirigente de la Tupac Amaru, recordó que la de Sala es “una detención arbitraria que ha dado mucho que hablar y ha sido noticia en el mundo entero por la bestialidad y la gravedad institucional que se ha producido en Jujuy y en toda la Argentina a partir de ella”.

“Esta gran vulneración al Estado de derecho que se produjo en Jujuy fue noticia en todo el mundo y es por eso que distintos organismos internacionales que desde la dictadura no emitían fallos en la Argentina hoy lo han vuelto a hacer”, consideró y repuso: “da mucha impotencia el hecho de saber que estos tipos hace mil días que vienen llevando adelante este atropello judicial sin dar el brazo a torcer”.

“Sistemáticamente nos vienen golpeando y uno no entiende de dónde saca las fuerzas ella para resistir”, aseveró el militante, uno de los más cercanos a la líder de la Tupac Amaru, para ilustrar: “uno habla con ella y en vez de darle fuerzas uno, ella es quien le termina dando fuerzas a uno”.

Valoró como “muy positivo” todo “lo que han generado los distintos comités por la libertad de Milagro Sala, que se han generado en toda la Argentina y en distintos lugares del mundo”. Sostuvo que esa militancia “a nivel internacional” por la libertad de la dirigente, es “algo impresionante”.

“Nosotros siempre decimos que cada mural, cada charlita, cada acción que se hace, esta nota que estamos haciendo, cada cosita, es un día menos de detención para Milagro y los compañeros y compañeras que están en la misma situación”, sostuvo Hamud, aunque observó que la libertad esperada “es algo que todos queremos que suceda ya, pero que es muy difícil que llegue”. Y advirtió: “la detención de Milagro tiene que ver con desarticular y desmovilizar a todo el campo nacional y popular y a los sectores que vienen dando pelea”.

Fuente:

Nuestra Propuesta | Diario del Partido Comunista de la Argentina