“La voluntad de negociación está, pero no vamos a aceptar salarios a la baja”, dijo el titular de Suteba, Roberto Baradel, antes de entrar a la reunión a la que el ejecutivo bonaerense convocó Frente de Unidad Docente (FUD) y señaló: “esperamos que el gobierno actúe razonablemente”.

Pero cada vez queda más claro que la razonabilidad no es el fuerte de la Gestión Vidal, que ni siquiera aceptó conversar sobre la contrapropuesta que los gremios docentes pusieron sobre la mesa, cuando el gobierno hizo una oferta de recomposición salarial global del treinta por ciento a partir de octubre y prometió volver a sentarse en diciembre.

Esto resultó insuficiente para los trabajadores de la educación, que pretenden que la recomposición se perciba con el salario de septiembre y que se establezca un mecanismo de actualización que rija a partir de noviembre, de acuerdo con la evolución inflacionaria.

Esta fue la 19 reunión correspondiente a la paritaria 2018, entre el FUD y el ejecutivo bonaerense que -en todos los casos- presentó ofertas que implicaban pérdida salarial.

Antes de la reunión, a partir del mandato que obtuvo de las asambleas escolares, el Plenario de Secretarios Generales de Suteba, había resuelto impulsar la máxima medida que el gremio logre consensuar con el FUD, si fracasaba la negociación.

En esta dirección, Baradel recordó que los salarios del sector docente bonaerense “quedan tres meses debajo de la inflación”, al tiempo que ratificó el mandato de ir al paro nacional convocado por CTA y Ctera el miércoles 24 de octubre, que va incluir una movilización. Y fue claro cuando recalcó que “nuestros salarios estaban setecientos dólares en 2015, ahora están en 320”.

Es que empujado por el ajuste y la devaluación, desde que asumió el Gobierno Cambiemos, el salario promedio de nuestro país medido en dólares, cayó estrepitosamente y ya está por debajo de los de Brasil y Chile.

Así lo revela un reciente trabajo del Centro de Estudios de la Nueva Economía de la Universidad de Belgrano, realizado en base a un salario de 18.012 pesos y un tipo de cambio de 38,50, lo que pone al salario promedio en 468 dólares.

Queda claro que, aún en el sector formal de la economía el promedio salarial es menor al que se estable en este estudio, y ni que hablar cuando se avanza sobre el universo donde reina la informalidad entre la relación capital-trabajo que se aproxima al cuarenta por ciento.

Una pared

En este contexto, los docentes y la CTA se movilizarán el 24, cuando en la Cámara de Diputados se debata el Proyecto de Presupuesto 2019. Ahí van a estar la Conat y La Violeta Docente cuyo integrante, Emanuel Ríos, destacó que “nos estamos preparando con muchísima fuerza”.

Asimismo, al referirse al fracaso de una nueva ronda de negociación salarial docente, apuntó sus dardos a la gobernadora, María Eugenia Vidal. “Ha demostrado que no tiene intención de escuchar a los docentes”, dijo Ríos y añadió que “colocó una pared  entre los trabajadores de la educación y ella”.

La jornada de movilización del 24 se va a manifestar contra un Presupuesto que implica, entre otras cosas, un feroz ajuste para el sistema público, universal y gratuito de educación.

“No seremos cómplice de un Presupuesto Educativo a la medida de los mandatos del FMI, que traerá como consecuencia más ajuste y una educación cada vez más pauperizada”, indicó Ctera y, en la misma dirección, el secretario adjunto de Suteba-Lomas aseveró que “el objetivo del gobierno es precarizar al máximo a la educación pública”.

Es que el texto del Presupuesto profundiza una situación angustiante que comenzó con el desfinanciamiento del sector y la negativa gubernamental de convocar a la Paritaria Nacional Docente que hace que sólo tres provincias pudieran recuperar salario respecto a la inflación en un rango aceptable.

Y que, además, ahora se le añade la caída en lo que perciben los maestros jubilados, las luces de alerta que se encienden por el congelamiento del Fondo de Incentivo Docente y el Fondo Compensador.

Pero esto no es todo. De acuerdo a un informe propio que dio a conocer Ctera, si se aprueba el proyecto del ejecutivo, en Educación va a haber una caída real del 39 por ciento.

El ajuste contempla un 77 por ciento menos para infraestructura, 69 en el caso de Aprender Conectados y Conectar Igualdad, 68 en lo inherente a edificios para jardines, 60 en programas socioeducativos, 36 en formación docente y 35 para el caso de becas para estudiantes.

Fuente:

Nuestra Propuesta | Diario del Partido Comunista de la Argentina