La compañera de fórmula de Haddad denunció al entorno de Bolsonaro por su responsabilidad en la tormenta de noticias falsas diseminadas en las redes sociales vinculándola al hombre que atacó con una cuchilla al candidato ultraderechista.

Manuela D´Avila aborta un microgolpe de Bolsonaro. La candidata a vicepresidenta de la fórmula encabezada por Fernando Haddad, y bendecida por Lula, denunció al entorno de Jair Bolsonaro por su responsabilidad en la tormenta de noticias falsas diseminadas en las redes sociales  vinculándola al hombre que atacó con una cuchilla al candidato ultraderechista.  El capitán retirado (ma non troppo) del Ejército está internado desde el 6 de septiembre cuando fue apuñalado por Adelio Bispo de Oliveira durante un acto proselitista en la ciudad de Juiz de Fora, interior de Minas Gerais. Desde el 7 de septiembre las usinas bolsonaristas se afanan en vincular el hecho a una imaginaria conspiración de la cual es culpable la izquierda. Se habló hasta de dólares venidos desde el exterior para pagarle al agresor, una especie desmentida por la propia Policía Federal. 

Para el general Hamilton Mourao, vice de Bolsonaro, “no cabe la menor duda” de que fue un atentado orquestado por el Partido de los Trabajadores (PT) de Haddad y Lula. Mourao y otros militares han dado algunos microgolpes en los últimos meses. Se trata de maniobras de terrorismo político que al comienzo buscaban una victoria contra Lula en las elecciones, y cuando éste fue proscripto, el próximo paso fue neutralizar a de su heredero Haddad. Ese tipo de sabotajes ya fueron puestos en práctica en los meses previos a la deposición de Dilma Rousseff en 2016 para dinamitar al gobierno democrático. Cabe esperar que haya nuevas asonadas de este tipo dado que Haddad está consolidándose al recoger buena parte del caudal de votos que pertenecen a Lula.

Ahora Manuela D´Avila desconstruyó la operación urdida en su contra a través de las redes sociales y presentó una denuncia ante el Tribunal Superior Electoral. Primero lanzaron la noticia de que ella monitoreó los movimientos del agresor Adelio Bispo de Oliveira en las horas previas a la puñalada del 6 de septiembre. “Y enseguida multiplicaron la fake news de manera sospechosamente acelerada, todos sabemos que es raro que una noticia se comparta 19 mil veces en diez minutos, como yo misma constaté con mis ojos, eso es algo seguramente financiado, esto no fue espontáneo”, puntualizó la joven dirigente del Partido Comunista de Brasil. “Nosotros pedimos al Tribunal que retiren el material del aire, que investigue los IPs desde donde se repitieron estas noticias, que se averigüe quien  financió esto y que se me dé custodia policial porque esto desata una altísima rabia contra mí. Bolsonaro sabe desatar el odio entre su gente, y él mismo está diciendo desde el hospital que fue objeto de un crimen político”.

Manuela, así es como todos la llaman, asocia esta arremetida de la que fue víctima con el antiizquierdismo y la misoginia del candidato del Partido Social Liberal (PSL). Haddad y Manuela participaron ayer en un acto en Caxias do Sul, estado de Río Grande do Sul, mientras en San Pablo se divulgaba una encuesta de la agencia Sensus donde la fórmula que ellos integran obtenía el 24,5 por ciento de intenciones de voto contra 30,6 de Bolsonaro. Todos los sondeos de la última semana coincidieron en describir el ascenso de Haddad-D´Avila ante el estancamiento de la dupla Bolsonaro-Mourao, que de todos modos vencerían en la primera vuelta del 7 de octubre.

Y el grueso de esos informes de opinión pública detecta una constante: Haddad derrotaría  al ex militar en el balotaje del 28 de octubre debido a una serie de razones.

La primera es que el ex intendente petista de San Pablo tiene un rechazo inferior al 30 por ciento y el de su rival supera el 40 por ciento. La segunda, y ésta es de fondo, es que Bolsonaro suscita una repulsa hepática en el electorado femenino. De acuerdo con la encuestadora Ibope, el postulante del PSL jamás será votado por el  44 por ciento del electorado general pero si ese universo se descompone por sexos se observa que ese porcentaje sube al 52. La repulsa contra el machismo del presidenciable aumentó 11 puntos en el último mes, lo que hace suponer que el próximo sábado habrá miles de personas en San Pablo, Brasilia, Río de Janeiro en las protestas organizadas por el Movimiento de Mujeres contra Bolsonaro, agrupadas en el hashtag #EleNao (“El no”). La causa contra el candidato procesado por hacer “apología del estupro” se está agigantando con el ritmo creciente de el himno partisano Bella Ciao, del que ya hay una versión adaptada para el sábado (https://www.youtube.com/watch?v=stLL2AjAmXQ). “Es emocionante la fuerza de la mujerada en las redes para resistir al machismo y al fascismo, las mujeres van a parar al innombrable (Bolsonaro)”, dijo Manuela D´Avila al invitar a la movida del sábado.

Más de dos millones y medio de mujeres autoconvocadas se organizaron para enfrentar al candidato que mejor mide en las encuestas pese a su perfil machista, racista y ultralibreal. Las declaraciones misóginas del diputado y militar de reserva Jair Bolsonaro despertaron la furia de miles de mujeres que preparan una marcha multitudinaria en todo el país para gritar juntas: “Él no”.

“Soy mujer y sólo voto a quien me respeta”, “Soy mujer de derecha, soy mujer de izquierda, soy mujer sin lado político. Soy consciente: retroceso no”, “Él no: por la vida de las mujeres”, son alguna de las consignas contra Bolsonaro que día a día se acumulan en la página de Facebook donde nació la protesta que promete una movilización multitudinaria el próximo sábado 29.

La página Mujeres unidas contra Bolsonaro -en portugués, mulheres-, que todos los días suma miles de nuevos seguidores, fue el rincón de Facebook donde las mujeres volcaron su bronca contra las declaraciones misóginas y machistas del candidato. Bolsonaro está procesado por “apología de la violación” por decirle a una diputada que “no merecía ser violada” por ser “muy fea”.

“El movimiento feminista brasileño está dispuesto a luchar contra el fascismo y por eso nos organizamos en las redes y en las calles contra la candidatura de Bolsonaro. Este candidato está en contra de todos los derechos humanos y a favor de la intervención militar. Ha hecho declaración racistas y misóginas y hasta apología a la violación”, contó a Latinoamérica Piensa Analba Brazao Teixeira, de Recife, de la Articulación de Mujeres Brasileñas.

El candidato a vicepresidente de la fórmula de Bolsonaro dejó en claro que el pensamiento del capitán retirado, que en más de una oportunidad revindicó la tortura y la dictadura militar de Brasil, es compartido por el resto del partido. “Si quieren utilizar la violencia, los profesionales de la violencia somos nosotros”, dijo el también general de reserva Hamilton Mourão después de que Bolsonaro fuera apuñalado. Siguiendo la línea argumental en contra de las mujeres, Mourão remarcó que las casas con niños criados por madres solteras son “fábricas de inadaptados” que producen narcotraficantes.

A la marcha convocada por las mujeres para el próximo 29 de septiembre, en diferentes puntos del país, se sumaron también otros movimientos sociales en contra del fascismo como el movimiento negro, el de los pueblos indígenas y los defensores de los derechos LGBTI.

“Bolsonaro es un candidato altamente antidemocrático y según las encuestas la mayoría de los votos indecisos son de las mujeres. La mayoría en contra de este candidato también son mujeres. Por lo tanto, las mujeres podemos definir esta elección”, aseguró la dirigente, que remarcó que en el último tiempo crecieron las candidaturas de mujeres “feministas, negras y periféricas que sí pueden hacer la diferencia”.

En septiembre de 2015, las mujeres brasileñas salieron a la calle para frenar el intento de restringir la atención de los abortos legales en el sistema de salud. La movilización, que fue apodada por los movimientos de mujeres como “primavera feminista”, logró que el proyecto propuesto por Eduardo Cunha se descartara. Tres años después, las brasileñas se preparan para una nueva primavera feminista, esta vez contra el fascismo y la candidatura de Bolsonaro.

“Estamos viviendo un período de grandes retrocesos de nuestros derechos, tanto desde el punto de vista de las políticas públicas como del recrudecimiento del conservadurismo de la sociedad. Por un lado el movimiento feminista creció mucho pero también hay un crecimiento de los sectores en contra la izquierda, los movimientos sociales y el petismo (Partido de los Trabajadores). Y hay también un antifeminismo muy fuerte. Brasil sigue siendo un país machista y racista. Nosotras las mujeres y los movimientos sociales continuaremos la lucha contra el fascismo”, enfatizó Analba Brazao Teixeira.

Fuente: Página12/Latinoamerica Piensa

Fuente:

Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América