Palacio de Miraflores, Caracas.- A instalar un gran congreso constituyente para debatir los términos del Programa de Recuperación Económica y los términos de la participación de la clase obrera en la batalla por la recuperación y la revolución productiva de Venezuela, convocó el presidente Nicolás Maduro, a toda la clase obrera del país.

El anuncio lo dio a conocer el Jefe de Estado venezolano desde el salón Simón Bolívar del Palacio de Miraflores, en una reunión de trabajo con movimientos y organizaciones sindicales del país, a fin de revisar los avances como parte del Programa de Recuperación, Crecimiento y Prosperidad Económica de Venezuela.

En este sentido, precisó que a partir de este encuentro llama a toda la clase obrera venezolana a instalar un gran congreso constituyente. “Convoco a toda la clase obrera venezolana a congreso constituyente, desde ya, de una vez (…) a los trabajadores de la salud, educación, del Metro y ferrovía, a los trabajadores de la electricidad, industrias básicas (hierro, aluminio, briquetera), del campo, la ciudad, públicos, petroleros, a todos los trabajadores los convoco al congreso constituyente”.

El fin, explicó el Mandatario, es propiciar que la clase obrera sea el motor real y concreto de una revolución económica productiva que estabilice el país y lo coloque en la senda del crecimiento y la estabilidad económica.

Comenzó esta reunión paseándose por todos los escenarios que ha atravesado el país y que han conllevado a la puesta en marcha del plan de recuperación, razón por la que recordó que ha “estado intensamente dedicado al arranque del programa de recuperación económica, crecimiento y prosperidad, en nueve líneas de desarrollo, de un programa elaborado de una manera concienzuda, bajo recomendaciones de la clase obrera durante meses, este programa de recuperación no salió de la nada y menos vino importado del Fondo Monetario Internacional (FMI), o no los impuso Fedecamaras, como pasaba aquí cuando muchos de nosotros éramos jóvenes dirigentes sindicales”.

Rememoró que en Venezuela gobernaba el FMI y Fedecamaras, a través de las camarillas políticas de AD Y Copei, y de repente se presentaban con un paquete de medidas económicas, un paquetazo neoliberal y le imponían al país entero su visión extremista y dogmática, lo que pasaba por privatizar, flexibilizar los derechos laborales, y “quitarnos las prestaciones sociales, de congelar los salarios por años, privatizar la educación, la salud, las empresas públicas”.

Insistió en que el programa de recuperación ha nacido de la experiencia de estos años de lucha contra el modelo de guerra económica, contra la guerra económica.

Indicó que se han dado casi cuarenta aumentos salariales. “Establecí una especie de escala móvil de salario, cada dos meses, un aumento salarial y un aumento de cesta ticket, firmas de contratos colectivos que se correspondieron a la guerra económica, contratos colectivos donde hicimos más allá de lo que se podía hacer para proteger a los trabajadores, modelos de contrato colectivo que todavía no se corresponde con la visión del socialismo, del vivir viviendo”.

Se refirió igualmente a los módulos de la vivienda, de la salud, educación, estabilidad, los beneficios y protección de la familia, lo cual pasa por convertirse en “un nuevo formato, se vio golpeada la construcción de un nuevo formato de contrataciones colectivas por la guerra económica” y ello llevó “lamentablemente a un nuevo fenómeno, porque nos fueron instalando por vía de hecho un capitalismo ultra liberal, y nosotros estuvimos durante los últimos cuatro años totalmente en resistencia,  a la defensiva, frente a las decisiones de la oligarquía económica y a la guerra económica nacional e internacional”.

Repasó que dicha realidad generó “un impacto en el salario, bonificamos el salario, y el cesta ticket ocupó el 70 por ciento de los ingresos del trabajador y llegó el momento que ni con el cesta ticket, el trabajador podía defenderse, después nació el Carnet de la Patria, con el que nos defendimos los últimos meses”.

A  manera de reflexión frente a quienes lo acompañaban recordó que con “un salario mínimo no se podía comprar ni 100 gramos de queso, ¿cómo se defendía el pueblo?: con los Clap, los bonos del Carnet de la Patria y estirando en la calle por gramitos el salario y el cesta ticket, llegamos a un punto donde se agotó totalmente el modelo de guerra económica y había que dar un paso adelante en un programa de recuperación”.

Esta reunión la realiza el jefe de Estado en medio de anuncios en materia económica para favorecer a los trabajadores del sector público y privado, por lo que ha dicho que asumirá el diferencial de las tablas salariales de las pequeñas y medianas empresas privadas, así como en los comercios.

Prensa Presidencial / Anaís Pérez

Fuente :

Prensa Presidencial – Ministerio del Poder Popular para la Comunicación y la Información de Venezuela