El Gobierno Bolivariano fustigó categóricamente la más reciente acción injerencista por parte de la administración Trump, al pronunciarse sobre asuntos internos judiciales en Venezuela, hecho que fue repudiado por la Diplomacia Bolivariana de Paz a través de la entrega de una Nota de Protesta al encargado de negocios de Estados Unidos en la nación Bolivariana, James Story, y también un comunicado oficial al gobierno estadounidense.

A través de su cuenta oficial en Twitter, la Embajada de EEUU se pronunció irresponsablemente sobre la detención del criminal confeso y exdiputado, Juan Requesens, y cuestionó el sistema de justicia venezolano.

“Condenamos la detención ilegal de cientos de presos políticos, muchos sin el debido proceso. El caso de Juan Requesens es el último ejemplo en una larga letanía de abusos de derechos humanos por parte del gobierno de Maduro”.

La entrega de la misiva diplomática por parte de Venezuela se realizó en las instalaciones de la Casa Amarilla, en Caracas, de la mano del viceministro para América del Norte, Carlos Ron, quien aseguró que nuestro país no permitirá que este tipo de acciones injerencistas continúen ocurriendo.

Asimismo, el Gobierno Bolivariano hizo énfasis al Gobierno de EEUU, en que la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela y “el sistema legal no permite la impunidad de los ciudadanos y ciudadanas que violen intencionalmente y con plena consciencia de sus actos, las leyes y normas que protegen el normal desarrollo de la nación; que generen violencia política o crímenes de odio; o que busquen socavar la soberanía de la Patria”.

Por otra parte, la Nota de Protesta menciona que “se considera irónico que la Embajada de Estados Unidos de América reclame en Venezuela derechos civiles para los cuales no parecen existir garantías similares en su país”, a tiempo que le recordó que tales acciones se encuentran reñidas con la Convención de Viena, la cual rige las actuaciones de los agentes diplomáticos en el país receptor y constituyen una agresión por parte de la Embajada estadounidense a la soberanía del pueblo y gobierno venezolano.

Igualmente, el viceministro Ron rechazó la recomendación de EEUU de como deben ser tratados los autores intelectuales y materiales del magnicidio en grado de frustración contra el presidente de la República Bolivariana de Venezuela, Nicolás Maduro, e invitó a la administración Trump a trabajar con base a una relación diplomática sincera y sin agendas ocultas.

En ese sentido a través del comunicado oficial, la Diplomacia Bolivariana de Paz, liderada por el presidente Maduro, cuestionó la doble moral con la que el país del norte aconseja sobre como resolver los asuntos internos de Venezuela mientras mantiene siete conflictos armados actualmente en el mundo por intereses capitalistas e imperialistas.

Venezuela recordó que no posee bases de tortura ni viola Derechos Humanos en el país, ni en ninguna parte del mundo, dejando claro que el único gobierno que actúa como un país forajido es Estados Unidos.

Fuente:

Ministerio del Poder Popular para Relaciones Exteriores de la República Bolivariana de Venezuela