Palacio de Miraflores, Caracas.- Un año ha transcurrido desde que el pueblo venezolano expresó su firme voluntad, a través del voto secreto, directo y universal, de vivir en paz y poder transitar libremente por las calles.

El voto fue la herramienta esgrimida para el rechazó a la destrucción de bienes del Estado y servicios públicos, el odio, la intolerancia y –lo más doloroso e irreparable- la pérdida de vidas humanas.

Los venezolanos y venezolanas -el 30 de julio de 2017- dieron una lección ante el mundo de dignidad, decoro, soberanía y llamado a la no injerencia, demostrando que los asuntos internos del país son resueltos únicamente por sus habitantes.

Esta acción, neutralizó los planes imperiales de llevar a cabo una invasión militar disfrazada de ayuda humanitaria para –simuladamente- recuperar la paz social.

Paz con justicia, con pueblo y soberaníal

Ante las violentas guarimbas que comenzaron a partir del 12 de febrero de 2017, que llenaron de terror las calles del país, el presidente de la República, Nicolás Maduro Moros, convocó a la Asamblea Nacional Constituyente el 01 de mayo del mismo año.

Durante la celebración del Día del Trabajador centenares de venezolanos marcharon hasta la emblemática avenida Bolívar de Caracas, allí el jefe de Estado y de Gobierno – en pleno uso de sus facultades- activó los artículos 347, 348 y 349 de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela.

“Asamblea Nacional Constituyente con el pueblo, con la clase obrera. Convoco al poder constituyente originario del pueblo, es la hora, es el camino, no dejaron más alternativas, aquí tenemos a la hija de Chávez -La Constitución-, aquí tenemos a la pionera, quiso nuestro comandante Chávez perfeccionarlo en el 2007 y las condiciones no se dieron; convoco el poder constituyente originario para lograr la paz que necesita la República, para derrotar el golpe fascista y para que sea el pueblo, con su soberanía, quien imponga la paz, la armonía y el diálogo nacional verdadero”, manifestó el mandatario nacional.

Horas más tarde -de aquel 1° de Mayo- firmó el Decreto de convocatoria desde el Salón Ayacucho en el Palacio de Miraflores, de acuerdo a lo establecido en el artículo 348 de la Carta Magna, oficializando así el llamado a elecciones para elegir a constituyentes territoriales y sectoriales.

Venezuela demuestra el amor Patrio

Frente a una oposición sin propuestas concretas ni proyectos socio-políticos para salir de la situación en la que se encontraba la nación y que además se negó a establecer un diálogo por la paz, el pueblo venezolano se activó ante el llamado que realizó el presidente Maduro.

El 30 de Julio de 2017 -desde muy temprano- los centros electorales abrieron sus puertas para recibir a los ciudadanos que buscaban la restitución de la paz y la normalidad.

Sin embargo, el saboteo, cierre de calles y avenidas para evitar que se llevaran a cabo las elecciones no se hicieron esperar. El propósito era incendiar el país y hacer ver que la situación se le escapaba de las manos al Gobierno nacional.

El pueblo aguerrido, consciente y determinado a vivir en paz, libre, soberano e independiente no se quedó de brazos cruzados y luchó para poder manifestar su voluntad mediante el voto.

Un caso emblemático fue el de los tachirenses que atravesaron el rio Torbes a la altura del sector “Palo Gordo”, sobreponiéndose ante los “trancazos” en las vías impuestos por los partidos de la ultra derecha que buscaban acallar la voluntad del pueblo.

Entretanto en la ciudad capital, el Poliedro de Caracas, contó con una participación masiva de electores, que fueron reubicados como medida de contingencia provenientes de centros electorales en zonas que eran epicentro de las guarimbas.

Con los ojos del mundo sobre Venezuela y superando toda clase de obstáculos, el pueblo se expresó; 537 constituyentes fueron escogidos, entre ellos 364 territoriales y 173 sectoriales, representando movimientos estudiantiles, empresarios, campesinos, personas con discapacidad, pensionados, entre otros.

Triunfó la paz y la democracia

¡Buenos días Venezuela, tenemos Asamblea Nacional Constituyente! Exclamó el presidente Maduro desde la Plaza Bolívar de Caracas, tras el primer boletín ofrecido por la máxima autoridad del poder electoral, Tibisay Lucena.

La victoria de la paz fue alcanzada con una participación del 41,53% del padrón electoral, lo que equivale en 8 millones 89 mil 320 votantes que dijeron no al terrorismo y la violencia.

“Hoy es un lindo amanecer del 31 de julio frente al padre Libertador, toda nuestra admiración y amor por el héroe de esta jornada, el pueblo de Venezuela que hoy ha demostrado que cuando nos reta el destino, la oligarquía apátrida y el imperialismo, es cuando hacemos valer la sangre de libertadores que corren por las venas de hombres, mujeres, niños y jóvenes”, resaltó el Mandatario nacional.

Hace un año se escribió una nueva página en la historia latinoamericana, una vez más la tierra de Bolívar da ejemplo de dignidad. Aquel 30 de Julio el pueblo venezolano -junto a su Presidente- alcanzó una nueva victoria: ¡Triunfó la paz!

Prensa Presidencial / Andrelys Carrasquel

Fuente:

Prensa Presidencial – Ministerio del Poder Popular para la Comunicación y la Información de Venezuela