Hemos venido a ratificar la invariable solidaridad de Cuba con el pueblo y el gobierno nicaragüenses

(Versiones Taquigráficas- Consejo de Estado)

Compañero Daniel Ortega Saavedra, Comandante de la Revolución sandinista, presidente constitucional de la hermana República de Nicaragua (Exclamaciones);

Compañera vicepresidenta Rosario Murillo;

Hermanas y hermanos nicaragüenses:

Traigo especiales y fraternos saludos del General de Ejército Raúl Castro Ruz, Primer Secretario del Partido Comunista de Cuba y del compañero Miguel Díaz-Canel Bermúdez, Presidente de los Consejos de Estado y de Ministros de Cuba (Aplausos), a los que daré lectura a continuación.

Mensaje de Raúl

Queridos Daniel y Rosario:
Deseo expresarles mis felicitaciones, las del pueblo y el Partido Comunista cubanos, al cumplirse el aniversario 39 del triunfo de la Revolución sandinista.
Durante todos estos años, hemos construido indestructibles lazos de solidaridad, colaboración y hermandad con Nicaragua y el FSLN. Les reitero nuestro invariable apoyo y solidaridad frente a los intentos de desestabilizar a esa hermana nación para derrocar al gobierno legítimamente constituido.
Un abrazo,
Raúl Castro Ruz (Aplausos y exclamaciones).

Mensaje del Presidente de los Consejos de Estado y de Ministros.
Estimados Daniel y Rosario:
Les traslado mis felicitaciones y la de nuestro pueblo y gobierno, al arribar al aniversario 39 del Triunfo de la Revolución Sandinista.
Reiteramos  nuestra solidaridad con Nicaragua frente a las acciones injerencistas e intentos de desestabilizar a la Nación que han provocado lamentables pérdidas de vidas y cuantiosos daños materiales, que atentan contra la seguridad ciudadana y los avances económicos y sociales alcanzados.
En tan significativa fecha, deseo reiterarles nuestra amistad y apoyo inquebrantables, y la total disposición para continuar fortaleciendo los históricos lazos que nos unen.
Un abrazo fraternal,
Miguel Díaz-Canel Bermúdez.

 
Hermanas y hermanos:

Hemos venido a ratificar en Managua, en una hora difícil, la invariable solidaridad de Cuba con el pueblo y el gobierno nicaragüenses, y con el Frente Sandinista de Liberación Nacional, que luchan contra el golpe de Estado, la violencia, el terrorismo y la injerencia extranjera; hemos venido para apoyar su derecho a vivir en paz, sin intromisiones externas, en libertad, democracia y ejercicio pleno de la soberanía y la libre determinación, según la Constitución, las leyes e instituciones que las ciudadanas y ciudadanos libremente se han dado.

Vengo del XXIV Encuentro del Foro de Sao Paulo que terminó ayer en La Habana.  Hace exactamente un año se  hizo aquí en Managua y se clausuró en esta  plaza.  Ahora se ratificó el Consenso de Nuestra América y se aprobó la Declaración: “América Latina y el Caribe seguimos en pie de lucha”.

Las fuerzas políticas, revolucionarias, progresistas, socialistas, los movimientos populares, sociales e indígenas aprobaron este texto, dice: 

“Rechazamos de forma enérgica la política intervencionista de los Estados Unidos en los asuntos internos de la Nicaragua sandinista (Aplausos y Exclamaciones), país en el que se está implementando la fórmula que viene siendo aplicada por el imperialismo norteamericano a los países que no responden a sus intereses hegemónicos, causando violencia, destrucción y muerte mediante la manipulación y la acción desestabilizadora de los grupos terroristas de la derecha golpista, que boicotean la búsqueda del diálogo, el cual constituye el camino para superar la actual crisis y alcanzar la paz, lo que es indispensable para la continuación del proceso de transformaciones sociales impulsado por el FSLN desde el gobierno presidido por el Comandante Daniel Ortega y que ha reducido de manera notable la pobreza y la desigualdad social en este hermano país” (Aplausos).

El Foro de Sao Paulo en La Habana se inspiró en la lealtad al pensamiento y a la acción de Sandino, que nos enseñó cuando dijo: “todos estamos en el deber preciso de preocuparnos por la suerte de cada uno de los pueblos de la América Hispana, porque todos estamos corriendo la misma suerte ante la política colonizadora y absorbente de los imperialistas yanquis”.

¿Acaso los pueblos bolivarianos y martianos de Nuestra América van a traicionar la memoria de Sandino? (Exclamaciones de: “¡No!”) ¿Van a traicionar la memoria de Sandino? (Exclamaciones de:  “¡No!”) ¡No, la vamos a defender! (Aplausos y Exclamaciones.)

Cuba lamenta las muertes acaecidas y condena los actos terroristas realizados, al tiempo que se une y respalda los reiterados llamados a la paz y al diálogo del Gobierno de Unidad y Reconciliación Nacional.

Lo hace desde el compromiso asumido junto a los  Jefes de Estado y de Gobierno de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños cuando firmaron la Proclama de América Latina y el Caribe como Zona de Paz en 2014, que llama a respetar plenamente el Derecho Internacional, la solución pacífica de controversias, a desterrar la amenaza y el uso de la fuerza, a respetar la obligación de no intervenir, directa o indirectamente, en los asuntos de cualquier otro Estado; a observar los principios de soberanía nacional, la igualdad de derechos y la libre determinación de los pueblos; a respaldar el derecho de todo Estado a elegir libremente su sistema político, económico, social y cultural; a practicar la tolerancia y convivir en paz como buenos vecinos.

El  compañero Raúl Castro en 2017 nos decía que la unidad e integración  de América Latina y el Caribe constituyen una necesidad para enfrentar con éxito los desafíos que se nos presentan como región.

Ahora, el gobierno de los Estados Unidos proclama la vigencia de la Doctrina Monroe, la doctrina de América como poder imperial para los americanos, la doctrina de las cañoneras y las guerras de ocupación y agresión.

Sabemos que Nicaragua trabaja denodadamente por la paz, la dignidad y el bienestar de sus ciudadanos, alcanzó elevados niveles de seguridad ciudadana, avances sociales sobresalientes, índices de crecimiento económicos sostenidos, un desarrollo visible de la infraestructura y una vida pacífica para su noble y laborioso pueblo.

¿Quiénes atacan hoy a Nicaragua, a la Nicaragua libre?  La atacan los hipócritas que se proclaman defensores de la democracia (Aplausos y exclamaciones), que son los que ya en este siglo ejecutaron o apoyaron y financiaron golpes de Estado militares, golpes de Estado parlamentario-judiciales; los que bajo el amparo del imperialismo norteamericano acudieron a la violencia contra nuestros pueblos.

Los que atacan a Nicaragua son los que mienten y manipulan la realidad, son los que abusan de las tecnologías digitales y las redes sociales, los que  usan el monopolio de la información para amañar elecciones, sostener sistemas políticos corruptos y explotadores para engañar a los pueblos y confundir a la opinión pública internacional.
¿Quiénes atacan a Nicaragua?  Los que tienen un pasado de cruenta represión desde dictaduras militares, de asesinatos y desapariciones, del uso de la tortura en América Latina.

Son los que violan los derechos humanos, usan gases lacrimógenos y balas de goma, abusan de leyes antiterroristas para criminalizar la protesta social, asesinan y encarcelan a líderes sociales, a periodistas y a candidatos electorales (Exclamaciones).

Son las fuerzas imperialistas, oligárquicas y neoliberales en ofensiva contra los pueblos y contra los movimientos populares.  

Son los que agreden a la Revolución Bolivariana de Venezuela, a la que expresamos apoyo y solidaridad plena e invariable (Exclamaciones).

Son los que no se atreven a reclamar a Trump por separar de sus padres a niñas y niños emigrantes y meterlos en jaulas; son los que callan sobre el muro contra México y contra todos nosotros.

Ataca a Nicaragua la infame OEA, el “ministerio de colonias yanqui”, viejo y vulgar instrumento del imperialismo norteamericano, siempre cómplice de invasiones militares, intervenciones extranjeras, y ahora cómplice de la política agresiva, neoliberal y expoliadora de los Estados Unidos.

¿Quién puede entender que ayer la OEA, en un par de horas, intentara decidir el destino de este pueblo, intentara decidir el destino de ustedes? (Exclamaciones.)  ¡Quien manda en Nicaragua es el pueblo, el pueblo presidente, no es la OEA, no son los yanquis, no es Trump!  (Exclamaciones.)

¡Viva el Comandante Daniel!  (Exclamaciones de: “¡Viva!”) 

El 26 de julio de 1979, una semana después de la victoria de este pueblo, en Cuba Fidel dijo: “El triunfo sandinista no es solo la victoria frente a 45 años de somocismo; es la victoria frente a 150 años de dominación extranjera en el país, es la victoria alcanzada sobre siglos y siglos de conquista, de explotación y dominio extranjero…”

Decía Fidel:  “… Alrededor de la lucha sandinista se creó una gran solidaridad internacional, una gran unidad de toda la izquierda centroamericana y latinoamericana; alrededor de la lucha sandinista se creó, de manera tácita, lo que pudiéramos llamar un gran frente democrático-independentista-antintervencionista en América Latina…”

¡Así lo sentimos ahora en el Foro de Sao Paulo en La Habana!

¡Así lo sentimos hoy en esta plaza colmada de banderas blancas y azules y de banderas rojinegras!  (Exclamaciones.)

Tenemos la profunda convicción de que el heroico pueblo de Sandino y de Daniel, que en la más estrecha y firme unidad hizo una Revolución y derrocó a la tiranía de Somoza impuesta y sostenida por los Estados Unidos, el pueblo de Nicaragua heroico que restableció y defiende la paz, defiende la paz del odio, de la violencia y de la intervención extranjera, y que ha sabido construir una patria libre, una Nicaragua libre, ¡siempre, siempre vencerá!

¡Viva Sandino! (Exclamaciones de:  “¡Viva!”)
¡Viva la Revolución Sandinista! (Exclamaciones de:  “¡Viva!”)
¡Viva el Frente Sandinista de Liberación Nacional! (Exclamaciones de:  “¡Viva!”)
¡Viva el Comandante Presidente Daniel Ortega! (Exclamaciones de:  “¡Viva!”)
¡Viva Nicaragua libre y en paz!
¡Hasta la Victoria Siempre!
(Ovación)

 

Fuente:

Ministerio de Relaciones Exteriores de Cuba.

Artículos Relacionados